Estadistica
Рейтинг@Mail.ru

China publica sobre violaciones sitemáticas a los DDHH en USA [continuación]



/....

Las mujeres estadounidenses son víctimas de violencia intrafamiliar. De acuerdo con una información de la Organización Nacional para las Mujeres, en Estados Unidos alrededor de 1.400 mujeres son asesinadas a golpes cada año por sus esposos o novios. El cálculo anual de mujeres golpeadas en este país es de entre dos y cuatro millones. Las mujeres tienen diez posibilidades más de ser agredidas por su pareja que los hombres. Las mujeres separadas, divorciadas o solteras, así como aquellas de bajos ingresos y las afroamericanas, son víctimas en una medida desproporcionada de ataques y violaciones. La tasa de violencia intrafamiliar en las familias que viven debajo de la línea de pobreza es cinco veces más alta que la en las familias corrientes. Estadísticas muestran que el 37% de las mujeres en Estados Unidos recibieron tratamiento médico de emergencia debido a manifestaciones de violencia intrafamiliar por lo menos una vez; el 30% de las mujeres en estado de embarazo sufren ataques por parte de sus parejas; el 50% de los hombres estadounidenses atacan con frecuencia a sus esposas e hijos; el 74% de las mujeres profesionales sufren violencia por parte de sus colegas. Según un reporte de AP, la violencia familiar en Estados Unidos se está extendiendo a los lugares de trabajo.

El ex esposo separado de Yvette Cade le prendió fuego en su lugar de trabajo, ocasionándole quemaduras de tercer grado en el 60% de su cuerpo (AP, Washington, 18 de abril de 2007).

Las mujeres son frecuentemente víctimas de acoso sexual en sus lugares de trabajo y campamentos militares. La Comisión para la Igualdad de Oportunidades en el Empleo dijo que en 2006 recibió 12. 025 denuncias de acoso sexual, el 84,6% de las cuales fueron presentadas por mujeres (Sexual Harrasment Charges EEOC & FEPAs Combined: FY 1997-FY2006, http://www.eeoc.gov). Según la Organización Nacional para las Mujeres, aproximadamente 132.000 mujeres reportaban haber sido víctimas de violaciones o intentos de violación cada año y entre dos y seis veces esa misma cantidad que eran efectivamente violadas se abstenían de reportarlo. El departamento encargado de investigar los crímenes militares en Estados Unidos recibió alrededor de 1.700 denuncias de acoso sexual en 2004, entre ellas 1.305 casos de violación. Una investigación de la Universidad de California entre 3.000 mujeres militares retiradas descubrió que el 25% de ellas padecen las secuelas de experiencias de acoso sexual en los cuarteles (Prensa Latina, La Habana, 10 de febrero de 2007). El New York Times dijo en un reporte que muchas mujeres militares estadounidenses acantonadas en Irak enfrentaban el doble ataque de los traumas ocasionados por los abusos sexuales de sus propios compañeros y por el fuego enemigo en los campos de batalla. Suzanne Swift fue repetidamente acosada y abusada sexualmente por sus comandantes. Cuando trataba de denunciar a estos comandantes, recibió una orden de redesplazamiento con ellos mismos (Prensa Latina, La Habana, 10 de febrero de 2007). Maricela Guzmán fue atacada y violada mientras prestaba guardia nocturna durante un ejercicio de campaña de la Marina. Ella intentó informar del incidente en cuatro oportunidades pero nadie le escuchó, y por el contrario, sus comandantes le ordenaron hacer flexiones de brazos como castigo por maltrato a sus superiores (Prensa Latina, La Habana, 10 de febrero de 2007). Abbie Pickett tenía sólo 19 años cuando fue asaltada sexualmente durante una misión humanitaria en Nicaragua. Dijo que estaba demasiado asustada para reportar el incidente en ese entonces porque el atacante era un oficial de rango superior al suyo (New York Times, 18 de marzo de 2007).

El número de mujeres recluidas en las prisiones estadounidenses se ha venido incrementando, y con frecuencia son sometidas a condiciones deplorables. Cifras reveladas por el Departamento de Justicia en diciembre de 2007 muestran que el número de prisioneras encerradas en penitenciarías federales y estatales creció en 4.872, ó 4,5%, en 2006, para llegar a las 112.498. Este incremento ha sido más rápido que la tasa promedio del 2,9% registrada entre 2000 y 2005 (Prisoners in 2006, emitido por el Departamento de Justicia el 5 de diciembre de 2007, http://www.ojp. usdoj.gov/bjs). En un reporte dado a conocer en 2007, Amnistía Internacional dijo que en las cárceles estadounidenses los guardias de sexo masculino están autorizados a realizar requisas corporales a las prisioneras, así como a observarlas mientras se duchan y se cambian de ropa. En la mayoría de los estados, los guardias pueden ingresar a las celdas de las mujeres sin supervisión.

Las condiciones de vida de los niños estadounidenses generan gran preocupación. El Houston Chronicle informó de que un estudio llevado a cabo por la ONU en 21 países ricos mostró que, aunque Estados Unidos es una de las naciones más ricas del mundo, su ubicación en el ranking de bienestar general de los niños es apenas la 20ª. Y en las áreas de salud y seguridad, el país norteamericano está al final de la lista. Estadísticas muestran que a finales de 2006, había en Estados Unidos 12,8 millones de niños menores de 18 años de edad viviendo en la pobreza, cifra que suponía el 17,4% del total de la población infantil del país. Los niños componen el 35,2% de la población estadounidense que vive en la pobreza. La tasa de niños pobres en los hogares donde la madre es la cabeza de familia (familias sin esposo ni padre) se sitúa en un elevado 42,1% (Income, Poverty and Health Insurance Coverage in the United States: 2006, emitido por la Oficina de Censos de Estados Unidos en agosto de 2007, http://www.census.gov). Cada día más niños deben sobrevivir sin asistencia médica. Hasta finales de 2006, unos 8,7 millones de niños menores de 18 años de edad carecían de seguros médicos en Estados Unidos, un ascenso del 11,7% en comparación con 2005, y la tasa de estos niños llegó al 19,3% ( Income, Poverty and Health Insurance Coverage in the United States: 2006, Oficina de Censos de Estados Unidos). Cada vez más niños se quedan sin hogar. De acuerdo con un estudio sobre hambre y falta de hogar en 23 ciudades estadounidenses dado a conocer en diciembre de 2007 por la Conferencia de Alcaldes de Estados Unidos, los miembros de familias con niños constituyeron el 23% de la población que tomó refugio de emergencia en 2007. Las solicitudes de refugio de emergencia de parte de hogares con niños se incrementaron en 10 ciudades (Mayors Examine Causes of Hunger, Homelessness, comunicado de prensa de la Conferencia de Alcaldes de Estados Unidos el 17 de diciembre de 2007, http://www.usmayors. org). De acuerdo con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, la tasa de mortalidad infantil de Estados Unidos en 2004 fue de siete por cada 1.000 niños, y la tasa de mortalidad de niños negros fue 2,5 veces la de los blancos (AP, 10 de noviembre de 2007). La tasa de supervivencia infantil de Estados Unidos está muy por debajo de la de otras naciones desarrolladas. Un proyecto de ley que buscaba expandir los seguros de salud suministrados por el gobierno para los niños fue vetado por el presidente George W. Bush en 2007, aún cuando el 72% de la gente lo apoyaba (Bush Vetoes Kids Health Insurance Bill, The Washinton Post, 13 de diciembre de 2007).

Los jóvenes estadounidenses caen víctimas de abusos y crímenes con frecuencia. De acuerdo con un informe sobre crímenes escolares en Estados Unidos, publicado por el Departamento de Justicia en diciembre de 2007, 57 de cada mil estudiantes estadounidenses mayores de 12 años fueron víctimas de violencia y de crímenes de propiedad en 2005. Desde el 1 de julio de ese mismo año al 30 de junio de 2006, se registraron 14 homicidios relacionados con escuelas en los que se vieron envueltos niños en edad escolar. En 2005, un 25% de los estudiantes dijeron haber sido incitados a comprar drogas en la escuela en los 12 meses previos al estudio; el 24% de los estudiantes dijeron que en sus escuelas había bandas (School Crime Rates Stable Children 50 Times More Likely to Be Murdered away from the School Than at School, emitido por el Departamento de Justicia de Estados Unidos el 2 de diciembre de 2007, http://www.ojp.usdoj.gov/bjs). Se informa que en algunas escuelas de enseñanza secundaria de Baltimore, muchos estudiantes asisten a clases con armas como cuchillos. Desde el inicio de la temporada estudiantil hasta finales de octubre de 2007, se registraron 216 incidentes en escuelas de esa ciudad, los cuales condujeron a varios arrestos (Weapon Checks OK'd at Schools, The Baltimore Sun, 11 de diciembre de 2007). Las violaciones sexuales son un fenómeno generalizado en las escuelas estadounidenses. Un sondeo nacional llevado a cabo por AP en 2007 encontró que 2.570 educadores fueron castigados por comportamientos sexuales indebidos entre 2001 y 2005. El 80% de las víctimas fueron estudiantes. Un estudio del Congreso de Estados Unidos muestra que de los cerca de 50 millones de jóvenes en las escuelas de ese país, hasta 4,5 millones son objeto de agresiones sexuales por parte de un empleado de la escuela en algún momento entre el jardín infantil y el grado 12. Cada día se suceden un promedio de tres casos de abuso sexual en las escuelas estadounidenses (AP, Washington, 21 de octubre de 2007).

Los jóvenes estadounidenses son maltratados en los campamentos de entrenamiento de Estados Unidos. Un reporte publicado por el Congreso de ese país dice que miles de adolescentes sufrieron terribles abusos en este tipo de campamentos, algunos de ellos perdieron sus vidas. Investigadores del gobierno dijeron que los abusos en los campamentos de entrenamiento ocurren en diversas formas, entre las que se cuentan forzar a los jóvenes a ingerir su propio vómito, administrar alimentos insuficientes, forzar a los jóvenes a tenderse entre orina y materias fecales, y golpearlos o patearlos. Un muchacho fue obligado a limpiar un inodoro con su cepillo dental y luego a cepillarse los dientes con el mismo. Un diario que llevaba Aaron Bacon, de 16 años, y quien murió a causa de una úlcera perforada que no fue tratada a tiempo, reveló que él pasó 14 de los 20 días sin recibir alimento alguno, pero fue forzado a hacer cada día una excursión a pie de entre 13 y 16 kilómetros. Cuando recibió alimentación, ésta consistió de lentejas mal cocidas, escorpiones y lagartijas. Su padre dijo que el joven fue golpeado desde la corona hasta la punta de los dedos de los pies durante el mes que pasó en el campamento. Martin Lee Anderson, de 14 años, murió durante un campamento de entrenamiento luego de que algunos guardias lo asfixiaran y lo forzaran a inhalar vapores de amonia (The Times, 12 de octubre de 2007).

Millones de niñas son convertidas en esclavas sexuales en Estados Unidos. Estadísticas del Departamento de Justicia muestran que entre 100.000 y tres millones de niños estadounidenses menores de 18 años de edad están involucrados en prostitución. Un informe del FBI dice que hasta un 40% de las prostitutas forzadas son menores de edad.

Los niños estadounidenses no están debidamente protegidos por el sistema judicial. Estados Unidos es uno de los pocos países del mundo que sentencian niños a muerte, y algunos estados todavía no tienen edad límite para la imposición de la pena capital. Es el país que sentencia más niños a prisión perpetua en todo el mundo. Según un estudio conjunto en 2005 de Human Rights Watch y Amnistía Internacional, Estados Unidos tenía a 9.400 prisioneros sirviendo condenas a prisión perpetua por crímenes cometidos antes de la edad de 18 años, de los cuales 2.225 servían cadena perpetua sin libertad condicional. De éstos, un 16% tenían entre 13 y 15 años cuando cometieron los crímenes por los que fueron condenados ( Rebelión, España, 27 de abril de 2007). En la actualidad hay 2.387 adolescentes sentenciados a prisión perpetua sin derecho a libertad condicional (Los Angeles Times, 19 de noviembre de 2007). En California hay 227 adolescentes cumpliendo sentencias de por vida sin libertad condicional. La cifra para Pennsylvania es de 433. Los criminales adolescentes reciben con frecuencia los mismos castigos que los adultos. El diario The Washington Post dijo que la cantidad aproximada de acusados adolescentes que eran enviados directamente o transferidos al sistema para adultos, conocido como la corte criminal, era de cerca de 200.000. Alrededor de 7.500 jóvenes son encerrados en celdas para adultos en algún momento de su cautiverio (States Rethink Charging Kids as Adults, The Washington Post, 2 de diciembre de 2007). Los niños de color y los de familias de escasos recursos tienen más probabilidades de sufrir este tipo de fenómeno. En 2000, según el Centro de Justicia Juvenil de la Escuela de Derecho de la Universidad Suffolk, los niños afroamericanos, que componen sólo un 15% de la población juvenil de Estados Unidos, representaron un 46% de los encarcelados y un 52% de aquéllos cuyos casos terminaron ante un tribunal penal adulto. Los niños negros son encarcelados a una tasa de cinco veces la de los blancos, mientras que los niños latinos y estadounidenses nativos son colocados en instituciones correccionales 2,5 veces más que los blancos (Rebelión, 27 de abril de 2007). Muchos niños de seis o siete años son tratados como criminales por razones triviales. Gerard Mungo Jr., de siete años, fue arrestado en East Baltimore por sentarse sobre una motocicleta frente a su casa, con el motor apagado. La razón para su detención fue que ese tipo de motocicletas estaba prohibido en la ciudad. Gerard estuvo esposado a un banco en la comisaría durante dos horas (Rebelión, 27 de abril de 2007). En Florida, más de 4.500 niños menores de 11 años fueron acusados de cometer crímenes. Desre'e Watson, una niña de seis años, fue arrestada y acusada de agresión contra un funcionario escolar, alteración de una función escolar y resistencia contra un agente del mantenimiento del orden (Rebelión, 27 de abril de 2007).

VII. Sobre las Violaciones a los Derechos Humanos en Otros Países

Estados Unidos tiene un notorio récord de pisotear la soberanía de otros países y violar los derechos humanos en éstos.

La invasión de Irak por parte de las tropas estadounidenses ha producido la mayor tragedia de derechos humanos y el mayor desastre humanitario del mundo moderno. Según reportes, desde cuando se llevó a cabo la invasión en 2003, 660.000 iraquíes han muerto, de ellos el 99% eran civiles. Eso equivale a un promedio diario de 450 personas muertas. De acuerdo con el periódico Los Angeles Times, el número de muertos civiles en Irak ya ha excedido el millón. Un informe del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) reveló que alrededor de un millón de iraquíes habían perdido sus viviendas, la mitad de ellos eran niños. Había 75.000 niños viviendo en campos de refugiados o albergues provisionales. Cerca de 760.000 menores no podían ir a la escuela. De acuerdo con reportajes de prensa, guardias de la empresa de vigilancia privada Blackwater, relacionada con el Departamento de Estado estadounidense, asesinaron a tiros a 17 ciudadanos iraquíes sin razón alguna el 16 de septiembre de 2007, y posteriormente este departamento les concedió inmunidad (The China Press, 31 de octubre de 2007). Una investigación del gobierno de Irak encontró que guardias de Blackwater habían asesinado a 21 iraquíes y herido a otros 27 antes del mencionado incidente. Por su parte, una investigación del Departamento de Estado muestra que Blackwater estuvo involucrada en 56 casos de tiroteos en Irak en 2007. Un informe del Congreso de Estados Unidos dice que la compañía tuvo que ver con cerca de 200 tiroteos en Irak desde 2005, el 84% de los cuales fueron abaleos indiscriminados. AP informó que el 23 de octubre de 2007, un helicóptero artillado tipo Apache abrió fuego sobre un grupo de gente sospechosa de haber sembrado minas junto a las carreteras cerca de Samarra, en el norte de Bagdad, ocasionando la muerte de por lo menos 11 personas, incluidos seis civiles. Sin embargo, fuentes de la policía local y testigos dijeron que el número real de civiles muertos fue de 14 (AP, Bagdad, 23 de octubre de 2007). Comandantes del 1º Batallón del 501º Regimiento de Infantería llevaron a cabo un programa de provocación para matar más insurgentes, en el cual se utilizaban armas como "anzuelos". Cuando alguien se acercaba a recogerlas, los francotiradores les disparaban. Muchos civiles iraquíes fueron asesinados de esta forma (Los Angeles Times, 5 de octubre de 2007; The Washington Post, 24 de septiembre de 2007).

Los soldados estadounidenses han asesinado a muchos civiles inocentes en el marco de la guerra contra el terrorismo en Afganistán. The Washington Post informó el 3 de mayo de 2007 que las tropas de Estados Unidos habrían llegado a matar hasta 51 civiles en una semana (Karzai Says Civilan Toll Is No Longer Acceptable, The Washington Post, 3 de mayo de 2007). Un grupo de derechos humanos afgano dijo en un informe que una unidad de la marina estadounidense disparó indiscriminadamente contra transeúntes, pasajeros de vehículos privados, buses y taxis a lo largo de una franja de 10 millas (16 kilómetros) de carretera en la provincia de Nangahar el 4 de marzo de 2007, dando muerte de 12 civiles, incluidos un niño y tres ancianos (New York Times, 15 de abril de 2007).

Estados Unidos tiene muchas cárceles secretas en el mundo, en las que los prisioneros son tratados inhumanamente. "Prisión secreta" y "tortura de prisioneros" se han convertido en sinónimos de Estados Unidos. En mayo de 2007, el reportero especial de la ONU sobre la protección de los derechos humanos en la lucha contra el terrorismo, dijo tras su visita a Estados Unidos que ese país ha detenido 700 personas en Afganistán y 18.000 en Irak por razones relacionadas con la lucha contra el terrorismo. El reportero especial expresó su preocupación por las condiciones de los detenidos en la Bahía de Guantánamo y otras instalaciones secretas de detención, la ausencia de protección de la justicia y acceso a juicios justos para los sospechosos de terrorismo, así como por la transferencia de éstos. También expresó su desilusión por el hecho de que el gobierno de Estados Unidos no le hubiera permitido visitar la Bahía de Guantánamo y otros lugares secretos de detención (Preliminary Findings on Visit to United States by Special Rapportuer on Human Rights and Counter-terrorism, 29 de mayo de 2007, http:/www.unog.ch). Ademas de la Bahía de Guantánamo, donde los prisioneros han sido sometidos a aterradoras torturas, Estados Unidos también ha administrado instalaciones carcelarias secretas en Jordania y Etiopía, donde los detenidos eran tratados con brutalidad. The Washington Post informó el 1 de diciembre de 2007, que la Agencia Central de Inteligencia (CIA) había venido operando una cárcel secreta en las afueras de Amman, la capital Jordana, desde 2000, en la cual muchos sospechosos de terrorismo de origen no jordano habían sido detenidos e interrogados con abusos severos (Jordan's Spy Agency: Holding Cell for the CIA, The Washington Post, 1 de diciembre de 2007). De acuerdo con reportajes de prensa, la CIA detuvo a cientos de sospechosos de Al- Qaeda en un lugar secreto en Etiopía. Los detenidos eran originarios de 19 países, e incluían mujeres y niños, el menor de los cuales tenía siete meses. Ellos fueron deportados ilegalmente a Etiopía, donde fueron mantenidos en horríficas condiciones en prisiones hacinadas, con hasta 12 detenidos compartiendo una celda de tres metros cuadrados. La comida escaseaba y los abusos y torturas eran de común ocurrencia (The Daily Telegraph, 5 de abril de 2007; AP, Nairobi, 5 de abril de 2007). El 14 de diciembre de 2007, el diario The Washington Times informó que la CIA torturaba con frecuencia a los detenidos sospechosos de terrorismo utilizando la práctica del "waterboarding" (simulación de ahogamiento) así como la de simulación de ejecución (House Approves Ban on CIA Waterboarding, The Washington Times, 14 de diciembre de 2007). La American Broadcasting Company (ABC) describió en uno de sus reportajes cómo se practica el " waterboarding": el prisionero es atado a una tabla inclinada de forma que la cabeza queda levemente por debajo del nivel de los pies. Posteriormente se le cubre la cara con papel celofán y se le arroja agua. Indefectiblemente, la persona experimenta una terrorífica sensación de ahogamiento que la lleva a suplicar la suspensión del ejercicio. The New York Times dijo en un reportaje del 7 de diciembre de 2007 que en 2005 la CIA destruyó por lo menos dos cintas de vídeo que documentaban la interrogación de dos miembros de Al-Qaeda que estaban bajo custodia de esa agencia en 2002 (CIA Destroyed 2 Tapes Showing Interrogations, The New York Times, 7 de diciembre de 2007). Se cree ampliamente que la CIA estaba tratando de destruir evidencias sobre la existencia de su programa de detenciones secretas. Las mujeres prisioneras en Irak fueron sometidas con frecuencia a humillaciones. Reportajes de prensa dicen que muchas de ellas fueron víctimas de la policía iraquí y de las fuerzas de ocupación. Los iraquíes precisan que jamás en las guerras conocidas desde la Edad Media se han registrado tantas violaciones y crímenes contra mujeres como durante la guerra contra Irak (Rebelión, 5 de mayo de 2007).

Estados Unidos siempre ha adoptado doble rasero en cuanto a los asuntos de los derechos humanos. Ejerce presión con frecuencia sobre otros países para invitar al reportero especial de la ONU a examinar e informar sobre su situación en esta materia, pero nunca lo ha hecho para sí mismo. Pide a los demás países obedecer las normas de la ONU que permiten a los reporteros especiales visitar cualquier lugar y hablar con cualquier persona sin interferencia ni vigilancia alguna, pero así mismo, siempre se ha negado a apegarse a dichas normas y ha desestimado la solicitud de realizar una visita conjunta a la base militar de la Bahía de Guantánamo presentada por varios reporteros especiales.

Hasta la fecha, el gobierno de Estados Unidos se ha negado a reconocer el derecho al desarrollo como parte de los derechos humanos. Aunque suscribió el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales en 1977, aún no ha lo ratificado. Estados Unidos declara que da importancia a la protección de los derechos de las mujeres y los niños, pero aún no ha ratificado la Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación Contra la Mujer, 27 años después de haberla firmado convirtiéndose en uno de los siete países miembros de la ONU que aún no han la ratificado. Además, todavía no ha ratificado la Convención sobre los Derechos del Niño, 12 años después de haberla suscrito, aún a pesar de que 193 países ya lo han hecho. Desde marzo de 2007, la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad ha estado abierta a las firmas y muchos países adoptan una actitud activa hacia ella. Hasta finales de diciembre de 2007, 118 países ya la habían firmado y siete la habían ratificado, pero Estados Unidos ni siquiera la habían firmado.

Respetar y proteger los derechos humanos son importantes logros en el progreso de la historia de la humanidad y un importante símbolo de la civilización moderna. También constituye una meta común de los pueblos de todos los países y razas, y un tema clave de la corriente de progreso de nuestros tiempos. Todos los países tienen la obligación de esforzarse para promover y proteger sus propios derechos humanos, y deben impulsar la cooperación internacional sobre la base de las normas de las relaciones internacionales. Ningún país del mundo puede verse a sí mismo como la encarnación de los derechos humanos y usar este concepto como una herramienta para interferir en los asuntos de otros países o ejercer presión sobre ellos para lograr sus propios intereses estratégicos.

Estados Unidos se impone sobre otros países y emite Informes por Países sobre Prácticas de Derechos Humanos año tras año. Sus arrogantes comentarios sobre los derechos humanos de otros países están siempre acompañados por una deliberada ignorancia de los serios problemas de derechos humanos que tienen lugar en su propio territorio. Esto no sólo está en contra de las normas universalmente reconocidas de las relaciones internacionales, sino que también expone el doble rasero y la hipócrita naturaleza de Estados Unidos en cuanto al problema de los derechos humanos, perjudicando inevitablemente su imagen internacional.

««« .../


  Subir / Up  
Asociacion de Chilenos en Rusia © 2005 - 2016 ® - Tel./Fax.: +7 (499) 137 06 72 / e-mail:

Oscar Plaza Xtribal Jewelry