AMADA


 
















 

       Los días pasan. Pasan los años, y de pronto, cuando uno menos lo espera, comprende que ha habido cosas que ha dejado de hacer, o que ingratamente siempre estuvo postergando para más tarde. Y no por exhibisionismo hoy envío a este sitio mis modestos versos. Sean ellos un reconocimiento a la abnegación, generosidad y hospitalidad de Tania, mi esposa, una rusa quizá tan chilena como yo mismo; y sean también un reconocimiento a la abnegación, generosidad y hospitalidad de las esposas de chilenos emigrados en diversos países. Sean un homenaje a esas compañeras valientes y fieles, ciudadanas de los más diversos países, hijas de los más diversos pueblos y razas, a esas COMPAÑERAS que supieron poner el AMOR por sobre todas las cosas y vencer todos los obstáculos y peligros, con un solo objetivo: estar junto a nosotros. ¡Gracias, Amigas y Compañeras, por habernos querido tanto!







Amada

Hoy quiero hablarte...
después de tantos caminos
borrados por el olvido,
de tantos pasos perdidos
y llamadas sin respuesta,
con el dolor enclaustrado
por mi cosecha de abrojos,
y con la amargura acechando
desde todos los rincones.

Quiero hablarte simplemente,
mientras el mundo duerme
esta noche de Diciembre
emblanquecida de nieves.
Quiero hablarte sin palabras,
con el alma solamente,
para que me oigas sin penas.
¡Duerme, Amada, no despiertes!

Duerme, para que el pasado
no interrumpa este cariño.
¡No importa que yo siga viendo
y oyendo cuanto veo y oigo!

Tantos años, insistente,
la nostalgia me ha golpeado,
con sus recuerdos dolientes
que yo jamás he olvidado.

Recuerdo combates idos:
la crueldad de la metralla.
Estampidos de cañones
destrozando los destinos.
El canto fue destruido.
Lamentos que el alma calla.
Fiereza de las explosiones
destellando en los caminos.

¡Tantos cayeron, Amada!
¡Amada, cayeron tantos!

La bota se hundió asesina
en el alma de los míos.
Llegó bestial y alocada,
Se hundió, pisoteando el canto.
Pintó la tierra de inquina,
de sangres tiñó los ríos.

Por sembrar cardos y espinas
con demencial desvarío.

Y un estigma grabó en mi alma:
el de ser un desterrado
que sólo abrigó esperanzas,
de tanto que le han quitado.

Un ser que aprendió a esperar
cuando ya nadie esperaba,
quien debió este mundo andar,
sin saber por dónde andaba,
quien partió para buscar
sin saber lo que buscaba,
quien tuvo que abandonar,
dejar lo que tanto amaba.

¡Cuán terrible es la condena
de esperanza eternizada!
¡Cuán amarga era esa pena
que ya a nadie le importaba!

Pero un día me viste, Amada,
en una calle cualquiera,
quizá fuera de alborada,
o de noche quizá fuera.

"¡Vamos!", dijiste a mi lado.
Te miré, sin entenderte.
¡Sin saberlo, me había encontrado
con el ángel de mi suerte!
"¡Vamos!"
Hay palabras divinas
que animan al peregrino,
¡y condenas peregrinas
ya no amargan el camino!

"¡Vamos!"
Y cuanto tuviste
lo compartiste conmigo.
¡Conmigo lo compartiste:
amistad, hogar y abrigo!
Jamás nada me pediste,
sólo que fuera tu Amigo.
Tu pan y tu Amor me diste,
y tu vida y... ¡Qué digo!
¡Mi propia vida volviste,
reanimaste mis quimeras,
realidades las hiciste!
¡Y desterrado ya no fuera!
Cuando todos me olvidaron,
tú fuiste mi Compañera
de país y lengua ajenos
que tú me ofreciste un día.
Tú eras rubia.Yo, moreno.
¡Qué distancias suponían,
entre nosotros, los astros
con toda su astrología!

Pero tú todo lo venciste
con fe, amor y alegría.

Después vinieron los días
sencillos como tu nombre,
grandiosos como tu hazaña
en anónimos silencios...
En mi patio, melodías:
¡nuestros hijos ya son hombres!
¿O quizá sean los nietos?
¡Nuestros nietos que están riendo!

En esta noche de Diciembre
abrigada por las nieves,
duerme, Amada, hoy yo vigilo
con recuerdos empañados.
Perdóname esa nostalgia
que a veces feroz me muerde.
Hoy lo sé, ¡gracias a ti,
yo no he sido un desterrado!





Moscú, 30 de Diciembre del 2007

 






Generador robótico de audio para

personas con problemas visuales


 TRADUCCION DEL POEMA AL RUSO
Перевод поэмы на русский язык

 

 



Fecha: 2007-12-31

Por: Eugenio Aguilera

Idiomas: Russian language

Esta noticia en PDF   Imprimir este articulo / Print this story   Subir / Up  
Asociacion de Chilenos en Rusia © 2009 - Tel./Fax.: +7 (499) 137 06 72 / e-mail: asociacion@chilenos.ru

Oscar Plaza