LA DERECHA RUSA SUFRE UNA CONTUNDENTE DERROTA


Por: Patricio Cortés

Vea la composicion de la nueva DumaUna clara derrota de las fuerzas de derecha, que desde hace años no logran cohesionarse, fue el resultado de las pasadas elecciones del 2 de diciembre a la Duma de Estado (Cámara Baja del parlamento ruso) donde un 63 por ciento del electorado ruso eligió a los 450 diputados de la nueva legislatura parlamentaria en Rusia.

Como resultado, un poco más del 91 por ciento de los votos del electorado ruso fueron otorgados a 4 partidos, de los 11 partidos inscritos en la carrera electoral. El 10 por ciento restante se repartió entre los restantes partidos, que no alcanzaron a superar la barrera del 7 por ciento para obtener escaños en la Duma.

Rusia Unida, el partido oficialista que llevaba como único candidato a nivel federal al actual presidente Vladimir Putin, según los datos preliminares, obtuvo un 64,1 por ciento de los votos.

En segundo lugar quedó el Partido Comunista de la Federación Rusa, con un 11,6 por ciento.

En tercer lugar, el ultranacionalista Partido Liberal Democrático, con un 8,2 por ciento de los votos.

En cuarto lugar resultó un nuevo partido de reciente aparición, Rusia Justa, de corte social demócrata, también oficialista, que logró ingresar en la Duma con un 7,8 por ciento.

Cabe recordar que Comunistas y Liberales Democráticos estarán presentes en el parlamento por quinta vez consecutiva.

Los cuatro partidos elegidos al parlamento son de carácter pro-ruso, mientras que gran parte de los que perdieron tienen tendencias pro-occidentales.

Los votos restantes quedaron repartidos entre el Partido Agrario (2.3 %); el liberal Partido Yabloko (1.6 %); Fuerza Ciudadana (1.1 %); Unión de Fuerzas de Derecha (1.0 %); Patriotas de Rusia (0.9 %); Partido de Justicia Social (0.2 %); y el Partido Demócrata de Rusia (0.1 %).

Hay que destacar que estos porcentajes corresponden al 98 por ciento de los votos escrutados.

Para muchos, estas elecciones han sido una especie de referéndum en el que se ha aprobado la actividad realizada por el gobierno del presidente Putin, quien logró estabilizar el país, luego de los años de desgobierno del anterior presidente Boris Yeltsin.

Para la Comisión Electoral Central (CEC), estos comicios transcurrieron en forma tranquila sin mayores tropiezos ni violaciones del acto electoral.

A estos comicios fueron invitados 350 observadores internacionales provenientes de 30 países, los que en el momento de las elecciones no presentaron ninguna queja sobre el desarrollo de las elecciones.
Pero los representantes de la Asamblea Parlamentaria de Europa de la OSCE, han tenido una actitud ambigua. Al término de los comicios, David Wilsher de la Asamblea Parlamentaria de Europa señaló a la prensa que en los colegios electorales donde le tocó estar presente, no hubo ninguna violación. Agregó que “los miembros de las comisiones electorales trabajaron muy profesionalmente, y dispuestos a responder a cualquier inquietud de los observadores. De esto nos hemos convencido tanto yo, como mis otros colegas”.

Sin embargo, como si hubiesen recibido una orden, al día siguiente, los observadores de la OSCE y de PACE, cambiaron de pronto sus opiniones del día anterior, declarando que las elecciones en Rusia “no se corresponden con muchos criterios adoptados en Europa”
.


Luk van der Brande, jefe de la misión de la Asamblea Parlamentaria declaró que: “Estas elecciones no pueden considerarse justas. No se corresponden con las normas de la OSCE y del Consejo de Europa, y no han sido democráticas”.

Este juego de bambalinas comenzó hace poco menos de un mes, cuando la Oficina de Institutos Democráticos y Derechos Humanos de la OSCE, culpó a la Comisión Electoral Central rusa de restringir el número de observadores internacionales. Pero los documentos demuestran que ya desde entonces existía el ánimo de la parte europea de posicionarse en contra de las elecciones rusas.

Como muestra, existe un documento del 15 de noviembre dirigido por la OSCE a la CEC rusa. En él se solicita ayuda a las autoridades electorales rusas para obtener apoyo en los visados y en el trabajo que harían los observadores europeos.

Como respuesta, el presidente de la CEC, Vladímir Churov, el 16 de noviembre envió una carta en la que se señalaba que los visados correspondientes ya habían sido enviados a los respectivos observadores.

Luego de esto, la OSCE expresó su disgusto por la falta de apoyo para los visados. Curiosamente, este segundo documento tiene la misma fecha que el primero, es decir, 15 de noviembre. Eso parece indicar que ya de antemano, la mencionada institución de la OSCE había decidido boicotear las elecciones parlamentarias rusas no enviando a sus observadores.

Uno de los observadores internacionales, el politólogo John Lafland declaró a la televisión rusa que: “La gente debería entender que los observadores enviados por occidente, en especial en lo que se refiere a los de Europa oriental, se basan en orientaciones políticas. Sus apreciaciones se basan en los imperativos políticos que les dictan sus gobiernos. Y así ya por muchos años. Nosotros vemos cómo la OSCE y la Asamblea Parlamentaria de Europa cómo cumplen ellos sus mandatos. Su objetivo es deslegitimizar de antemano las elecciones”.

Se crea la impresión de una “preparación casera”. Parte de los observadores de la OSCE, rechazan su viaje a las elecciones, calificándolas de antemano como poco democráticas. Otra parte asiste, amablemente se mueve por las circunscripciones electorales, moviendo afirmativamente la cabeza y después nuevamente expresan las conclusiones hechas a priori.

Michael Collins, observador internacional, director de cine, publicista, declaró a la televisión rusa que:”Alguien alguna vez señaló que el sistema democrático estadounidense, sirve a los intereses del mundo de los negocios estadounidenses; y los países europeos, copiando a EEUU, también sirven al mundo de los negocios norteamericanos. Yo, como observador, me alegro que en Rusia no es así. Aquí la gente entiende que el gobierno defiende sus intereses. Por eso se ha observado semejante entusiasmo en la asistencia a los colegios electorales. A mi no me sorprende la actitud de la OSCE, porque es de todos conocido a qué intereses sirven”.

Cabe mencionar además que el resultado de estas elecciones se corresponde con el de las numerosas encuestas que se hicieron antes de los comicios y también con los resultados obtenidos a pie de urna el mismo día de las elecciones. Por lo demás Rusia no jugará con las reglas que le dicte la OSCE.
 

Resultados elecciones a la Duma rusa 2008



Fecha: 2007-12-04

Fuente: Patricio Cortés

Idiomas: Russian language

Esta noticia en PDF   Imprimir este articulo / Print this story   Subir / Up  
Asociacion de Chilenos en Rusia © 2009 - Tel./Fax.: +7 (499) 137 06 72 / e-mail: asociacion@chilenos.ru

Oscar Plaza