Uruguay: jefe militar compromete un źnunca más╗ violaciones a DDHH


El jefe de la Fuerza Aérea Uruguaya, teniente general Enrique Bonelli, asumió el compromiso de que los hechos trágicos ocurridos durante la dictadura militar (1973-1985) "no sucedan nunca más".

Bonelli advirtió, sin embargo, que la "verdad histórica" debe hallarse no solamente analizando los hechos cometidos por los militares, acusados de violaciones a los derechos humanos, sino "cuestionando gobiernos constitucionales y democráticos" que a su juicio iniciaron un proceso de "confrontación política y violencia social".

El jefe militar pronunció un discurso en la base aérea "Boiso Lanza", cercana a Montevideo, en presencia del presidente, Tabaré Vázquez, durante la ceremonia que conmemoró los 94 años de la Fuerza Aérea.

"Yo ya lo he dicho, nosotros no somos causa, somos consecuencia. Podemos ir de lo general a lo particular. Yo lo hablo en general. Éramos una población de tres millones de habitantes y nos pasó lo que nos pasó a todos". Afirmó que "un nunca más en honor a la honestidad intelectual y la verdad histórica debe comprender no sólo esos hechos, sino también cuestionando gobiernos constitucionales y democráticos que iniciaron en la década de los 60 un penoso proceso de confrontación política y violencia social que nos condujo a épocas aciagas".

Bonelli reclamó una nueva relación de las Fuerzas Armadas, y en especial de la Aeronáutica, con la sociedad civil, porque entre ambos sectores existe "ignorancia e incomprensión mutuas" y a veces "recelo y desconfianza". Durante el regimen de facto, los militares prohibieron la actividad de los partidos políticos, intervinieron la Universidad estatal, cerraron los sindicatos, censuraron la prensa y encarcelaron a millares de personas, sometidas a torturas en su totalidad, según informes de organizaciones humanitarias. Casi un centenar de presos políticos murió en las cárceles y unos 200 uruguayos opositores desaparecieron.

El 4 de diciembre de 2005, en un programa de televisión Bonelli admitió que durante la dictadura oficiales aeronáuticos sometieron a "apremios físicos y torturas" a los detenidos y aseguró que fueron "cosas repugnantes".

En informes con conclusiones de investigaciones internas, ordenadas por Vázquez y entregadas al mandatario en agosto de aquel año, el jefe militar confirmó que en una chacra (finca rural) cercana a Toledo, a 23 kilómetros de Montevideo, fueron sepultados los cuerpos de dos obreros y militantes del Partido Comunista, muertos por torturas en 1974 y 1976. En noviembre de 2005 fueron hallados en la chacra los restos de Ubagesner Chaves Sosa, un obrero metalúrgico detenido en 1974 e interrogado en la base "Boiso Lanza", donde murió por las torturas a que fue sometido y su cadáver sepultado clandestinamente.



Fecha: 2007-03-17

Fuente: ANSA / La Nación

Idiomas: Russian language

Esta noticia en PDF   Imprimir este articulo / Print this story   Subir / Up  
Asociacion de Chilenos en Rusia © 2009 - Tel./Fax.: +7 (499) 137 06 72 / e-mail: asociacion@chilenos.ru

Oscar Plaza