PATRICIO BUNSTER - ADIOS MAESTRO ! ADIOS GRAN LUCHADOR !


Martes 26 de septiembre de 2006

Fuentes: Rodrigo Alvarado
La Nación

 

Falleció víctima de un cáncer y está siendo velado en el Centro de Danza Espiral

Adiós Patricio Bunster
Patricio Bunster - Chile
Ayer dejó de respirar el coreógrafo más importante de la historia de la danza chilena. Bunster fue solista de destacadas compañías internacionales, profesor de excelencia y un artista comprometido con la realidad del país, además de actor de cine. Joan Jara, Paulina Urrutia y Francisco Brugnoli le rinden homenaje.

Por esas cosas del destino, el año pasado Patricio Bunster lamentó en el escenario de Matucana 100 la muerte de su compañera de primera generación de danza en la Universidad de Chile y en varios espectáculos, Malucha Solari. La destacada bailarina falleció un día antes de la última función de “Antología 1”, que por esos días montaba el coreógrafo. Y él se la dedicó.

Hace un par de semanas alcanzó a mostrar “Antología 2”, un segundo espectáculo que terminaba de recopilar sus más importantes creaciones. Entre ambas pasaron décadas de grandes creaciones, desde “Calaucán” (1959) hasta “La Vindicación de la Primavera” (1987), pasando por “Danzando con Víctor” (1973). “¿Un homenaje a su trayectoria?”, fue la pregunta. “O para despedirme tal vez”, su premonición.

Tenía razón. La medianoche del domingo, fue su turno. Un cáncer estomacal lo tenía alejado de las clases que dictaba a sus alumnos del Centro de Danza Espiral, lugar donde ahora es velado en un féretro cobijado por decenas de sus alumnos y por una bandera del Comité Central del Partido Comunista.

“Era una noticia esperada. Él no había estado bien de salud, pero tuvo la suerte de alcanzar a trabajar hasta último momento”, cuenta Joan Jara, su ex mujer con quien fundó y dirigió hasta antes de ayer “El Espiral”.

Ciertamente a sus 82 años, el “Maestro” como lo llaman las decenas de generaciones de bailarines que formó, presentía que podía partir. Y sus cercanos también. Sus asistentes en ambas recopilaciones, Yasna Vergara y el alemán Raymond Hilbert, dicen que el viernes les exigió que sigan con su trabajo. Luego, contra toda indicación médica, tomó una taza de café y fumó su último cigarro.

HACÍA BAILAR A AFICIONADOS

Hasta el último día Patricio Bunster supo de distinciones. Este año recibió el Premio Altazor, uno más en una galería que incluye galardones como “Miembro de la Academia de las Artes de Berlín” (1984), junto al cineasta Akira Kurosawa; Premio Municipal de Arte (1995); la Orden Gabriela Mistral (1997) y Miembro Correspondiente de la Academia de las Artes de Sajonia (1998).

Muestra de ello es que Bunster abandonó sus cuatro años de Arquitectura cuando se inició en la danza con los maestros alemanes Ernst Uthoff, Lola Botka y Rudolph Pescht, ex solistas del importante Ballet Ojos, quienes fundaron la Escuela de Danza de la Universidad de Chile.

En 1951 se integró como solista al nuevo Ballet Jooss que se forma en la Folkwangschule (Essen Werden) y también fue invitado a dirigir el Ballet Nacional de Cuba, en el grupo de Danza de la UNAM de México, en Noruega y Costa Rica. Dictó cursos en Alemania Federal, en el Laban Centre de Londres y actuó como jurado del Concurso Americano de Coreografía en México, junto a Betty Jones.

Por ese tiempo conoció a Joan Turner, quien sería su mujer y con quien tiene una hija, Manuela. “Tenía un tipo de físico muy fuerte, además llevaba seis meses en un barco, por lo tanto venía quemado por el sol, con un color tabaco”, recuerda Joan, quien destaca de Bunster, que “era capaz de hacer bailar a un grupo de aficionados”.

SUFRIMIENTO, AMOR Y CINE

Con el golpe militar de 1973, Bunster fue exiliado a la República Democrática Alemana, donde trabajó por once años en la Escuela Palucca en Dresden. De regreso a Chile, en 1985 fundó junto a Joan Turner el Centro de Danza Espiral en el desaparecido Café del Cerro, para la formación de intérpretes, coreógrafos y profesores de danza. Nelson Avilés, director del colectivo La Vitrina y presente en el velorio, remarca “su amor irrestricto por la danza, a pesar de todo, como dice una de sus creaciones”.

Y por el arte en general (ver recuadros), porque tres años después incursionaba también en el cine, donde quizás sus roles más recordados sean los de “La Frontera” (1991) y “El chacotero sentimental” (2003). Sobre todo en este último éxito de taquilla, cuando le presta su “joyita” a Pablo Macaya para que pueda tener intimidad, y se va bailando derecho a una tanguería. De la que como desde el domingo, no volverá.

Paulina Urrutia, Ministra de Cultura: “Era un compañero”

“Todo Chile debe sentir una pena muy grande. Fuimos amigos y colegas, y para mí es una pérdida personal: de un gran creador, un gran amigo, un gran luchador, de una izquierda consecuente y de una actividad gremial impresionante. Sin lugar a dudas a dudas nos vamos a quedar con todo su legado y proyección. Habrán muchas ideas para hacer actividades en torno a este gran hombre”.

Francisco Brugnoli, director del MAC: “Un actor de cine notable”

“Quiero adherir al sentimiento sobre el fallecimiento de Patricio Bunster, persona con que compartí varios años de actividad en la universidad y con quien siempre tuve mucho contacto. Una gran pérdida, un gran bailarín, gran coreógrafo que hizo mucho por la cultura en este país. Además, un actor de cine notable”.

Alejandro “Mono” González (Brigada R. Parra): “Siempre aparecía a dibujar”

“Con él estuvimos pintando el mural del Hospital del Trabajador en 1971 y cada vez que pintábamos, aparecía a dibujar. Guardo un gran recuerdo de él, porque además me presentó un grupo de muchachos con quienes conformamos ese mural, que eran estudiantes, escenógrafos y gente de la Facultad de Ciencias y Artes Musicales que se involucraron en esta pintura”.


Fecha: 2006-01-01

Idiomas: Russian language

Esta noticia en PDF   Imprimir este articulo / Print this story   Subir / Up  
Asociacion de Chilenos en Rusia © 2009 - Tel./Fax.: +7 (499) 137 06 72 / e-mail: asociacion@chilenos.ru

Oscar Plaza