Marco Antonio Enriquez-Ominami Gumucio divide al MIR

El mapa del MIR en las presidenciales

¿Quién está con Marco?

Regados por la izquierda, desde la más antisistema hasta la más oficialista, los viejos miristas también tienen algo que decir en las próximas elecciones. Mientras un número importante apoya románticamente la candidatura del hijo de Miguel, buena parte es su más furibunda crítica. Pascal Allende y Hernán Aguiló lideran una y otra tendencia. ¿Quién está con quién? Conozca la radiografía del viejo MIR.

"En esta mierda de internet, es la carta más emocionante que he recibido". Es la frase con que el mediático candidato presidencial Marco Enríquez-Ominami respondió vía mail una extensa carta de su tío putativo. El receptor del breve mensaje tardó poco menos de un minuto en leer. "Así es él", dice cuando le consultan por la escueta misiva. Como buen tío de Marco Enríquez-Ominami, el ex líder del MIR Andrés Pascal Allende envió hace dos semanas una carta donde comprometió su apoyo para el joven candidato presidencial, hijo biológico del mítico Miguel Enríquez y adoptivo del senador PS Carlos Ominami. "Cuenta conmigo, con la misma amistad, lealtad y compromiso que tuve con tu padre", era una de las últimas frases de la nota.

Será la primera vez que Pascal Allende se va a acercar a una urna desde que volvió la democracia a Chile. Antes, había decidido no inscribirse en los registros electorales, pero ahora es distinto. "Marco tiene esa misma rebeldía del papá, además de parecerse en los gestos y la forma de hablar ( ) Él expresa el sentir de mucha gente que critica la política tradicional", dice Pascal para poner un sello definitivo al apoyo incondicional que le brinda.

El epistolar guiño del sobrino de Salvador Allende y número dos del MIR en los años 70 , terminó de sellar lo que por estos días parece ser una regla en el mirismo. Zorros viejos de las lides políticas, esta vez la cabeza fría está en segundo lugar y el estómago en el primero. Importantes dirigentes del viejo MIR están a favor de Marco, entre otras cosas, por el recuerdo nostálgico de su máximo líder. Y aunque existe la idea de que el diputado encabece la refundación de un proyecto de izquierda, el recuerdo vívido del revolucionario asesinado en dictadura es un elemento más a la hora de decidir.

Mamá, yo voto Marco

Aplanando calles en busca de notarías están los retoños del MIR. 18, 20 y 22 son las edades promedio de los hijos de una generación mirista que va entre los 40 y 60 años. A diferencia de sus padres, la mayoría nunca ha estado metida en política, pero muchos de ellos están dispuestos a hacer campaña por Marco, el político joven y buena onda que sus papás conocen de guagua y que, además, es hijo del líder inspirador que han oído nombrar desde que nacieron. ¿Qué mejor? Por eso, una de las tareas que los mantiene ocupados por estos días es ir a estampar su firma a una notaría cercana y así sumar al total de 36 mil rúbricas necesarias para que el niño díscolo del arco iris inscriba su candidatura.

En esta situación está Andrés (20) el hijo de Pascal Allende y Camilo (22), hijo mayor de la ministra de Mideplan, Paula Quintana, quien fue integrante de la Juventud Rebelde Miguel Enríquez (JRME). Su hijo es estudiante de Arquitectura, dirigente estudiantil y militante de la JS. El joven Camilo hace un par de semanas advirtió a sus padres que coordinará la campaña de Marco en Concepción. Quintana se sorprendió con la decisión de su hijo, y después de una extensa conversación familiar el tema quedó aceptado.

Al igual que la ministra, los ex miristas que se encuentran en el Gobierno, son ante todo bacheletistas. Según fuentes de Palacio, tanto Quintana como el titular de Salud, Álvaro Erazo también ex militante del MIR , miran con simpatía el "fenómeno" Enríquez-Ominami, pero son socialistas primero y siendo obedientes con la dirección de su partido que proclamó a Eduardo Frei en enero pasado , están dispuestos a hacer campaña por el ex Presidente.

Cercanos a Quintana y Erazo, como el concejal de La Reina Francisco Olea y el alto funcionario del Ministerio de Obras Públicas, Jorge Ortiz, han impulsado la tesis de la convergencia y "colonización" de la opción de Marco Enríquez para derrotar al Piñerismo en segunda vuelta.

El comando de Marco

Pese a la desaparición del MIR como partido político, si hay algo que ha sabido mantener la vieja familia mirista es la cultura de clan. Once, comidas, encuentros y citas marcan la pauta de los viejos compañeros de filas de Miguel Enríquez y Bautista von Schowen. Por estos días el tema central de la sobremesa es uno: Marco. "En el corazoncito de los miristas esto no puede dejar de ser agradable. Yo lo conocí de guagüita y obviamente que lo que está haciendo no puede pasar desapercibido", asegura un viejo militante que prefiere guardar su nombre en el anonimato.

Pese a ser muchos los entusiasmados, dos son los articuladores del comando: Osvaldo Torres ex concejal de Peñalolén y Milton Lee encargado de finanzas de la directiva PS hasta 2005 , viejos miristas y hoy militantes del PS. "El que opere que Marco es el hijo del líder del MIR asesinado en dictadura es real y no sólo para los miristas sino para el mundo progresista. Pero no es reflejo de su padre sino refleja parte del Chile de hoy", asegura enfático Osvaldo Torres.

Los díscolos

Pero no todo es jauja. No basta con un par de buenos apellidos, piadosas intenciones y un rostro bonito. No. El MIR fue una organización que buscó la construcción del poder a partir de las bases, al menos así lo establecen los más críticos de la parafernalia de Marco. Si muchos están con el niño díscolo del arco iris, un sector nada despreciable es acérrimo crítico de su candidatura. Mucha propaganda, poco contenido; buen diputado, mal líder para provocar el cambio político necesario para el país. Ése es el diagnóstico.

"Un sector de los ex miristas ve a Marco románticamente y se dejan confundir porque lleva el apellido de Miguel, pero ellos dos no tienen nada que ver. Para Miguel no era tema participar en elecciones. Lo que quería era generar un poder alternativo desde abajo. No me representa, ni ninguno de los candidatos. Por eso no estoy inscrito y el problema no pasa por candidaturas, sino por la generación de un movimiento alternativo al capitalismo", afirma uno de los más duros, el ex subsecretario general y jefe de la comisión militar del MIR entre 1975 y 1990, Hernán Aguiló.

Los críticos se dejan sentir y van desde aquellos que no participan de elecciones hasta los que apoyan al candidato del Juntos Podemos, Jorge Arrate, y los que adhieren a la candidatura del senador del MAS, Alejandro Navarro.

"El MIR intentaba fomentar participación popular, y esto se refleja más en la candidatura de Arrate que en la de Marco, que es interesante pero una aspiración personal. No hay un proyecto más allá de las elecciones como la creación de un referente político", asegura Coral Pey, una de las ex miristas que integra el comando de independientes de izquierda por Arrate.

"Además, yo no entiendo mucho que un tipo que es de izquierda goce con veranear en Zapallar, con Karen Doggenweiler y aparecer en la revista ‘Caras". A lo mejor es muy postmoderno, pero para mí es too much", agrega la hija de Víctor Pey, dueño del diario "Clarín".

"Marco da señales confusas. Plantea una crítica profunda a la Concertación pero se reconoce allí; se dice de izquierda y construye su proyecto político con gente que proviene de la derecha. ( ) El propósito de Miguel era la revolución proletaria, el de Marco es un proyecto liberal de refundación democrática y de rescate de una alianza política", asevera Alejandro Núñez, otro de los ex miristas del comando de Arrate.

De los díscolos, el grupo más pequeño es el que está con Navarro. Provenientes de una generación intermedia, que por los ’80 pertenecía a la Juventud Rebelde Miguel Enríquez, buena parte de los ex dirigentes universitarios del MIR de Valparaíso, Temuco, Concepción y Copiapó hoy está vinculada a la propuesta de Navarro. Uno de sus adherentes en el PS, Álvaro o mechón para los viejos miristas , fue compañero de universidad del senador y asegura sentirse plenamente identificado con él. "Lo apoyo porque lo conozco hace muchos años, fue un tipo firme y consecuente. Su proyecto político expresa una radicalidad hacia el modelo político chileno", asegura el "mechón". // LND


Asociacion de Chilenos en Rusia © 2011 ® - tel./fax.: +7 (499) 137 06 72 / e-mail: