Respuesta a «Radiografía de chilenos en el exterior»

Respuesta al artículo “Radiografía de chilenos en el exterior” de la periodista Mariela Herrera Muzio. (El Mercurio, 22 de marzo 2009).

Una vez más los chilenos nos vemos enfrentados a un periodismo del más bajo nivel, a la pobreza intelectual de algunos informadores, que además de desinformar al país, en esta oportunidad, ofende abiertamente a mas de 800 mil compatriotas residentes en el exterior y a sus respectivos familiares y amistades en el interior.

La periodista Mariela Herrera Muzio, publico en El Mercurio de este domingo 22 de marzo, un articulo donde, según ella, entrega una radiografía, “El verdadero perfil de los chilenos que viven en el extranjero”, en el cual demuestra su absoluta desinformación sobre la realidad de los chilenos y lo que significa ser emigrante, sobre el amor que se siente por la tierra que nos vio nacer, cuando debemos vivir lejos de ella.

En ese trabajo hay una burla encubierta, mala intención, se entrega una imagen falsa de los chilenos en el exterior; cuando dice, por ejemplo, que “Son más los que no quieren volver que los que extrañan su tierra”. En primer lugar, ¿Sabe Mariela Herrera las razones del por que ese 56,9% de los chilenos en el exterior no pueden volver a radicarse a Chile? ¿Ha realizado una investigación seria, sabe algo de las comunidades de chilenos en el exterior, como funcionan, que hacen? ¿De dónde sacó la periodista que son más los que no quieren volver que los que extrañan su tierra? ¿Sabe esta persona del dolor, la angustia, la nostalgia que vive un emigrante por su país de origen? En su nota, no entrega un solo antecedente que avale tal falacia. Se limita a hacer un juego de palabras mezclando dos sentimientos distintos. Más aun, en la nota, se pretende mostrar al chileno en el exterior como una persona indiferente, que se olvido de su país, y en lo económico e intelectual, poco menos que son unos fracasados.

En el plano laboral la periodista dice que solo el 51% corresponde a una población económicamente activa, donde el 19,7% se define como dueño(a) de casa y un 5,3% aparecen sin actividad económica. Según esas cifras, un 25% de chilenos en el exterior no genera ingresos a su grupo familiar. Pero además, pone énfasis en que la mayor tasa de desocupados esta en Argentina, España y Perú; siendo un porcentaje ínfimo, comparado con los niveles de ocupación y éxito logrados en otros 97 países donde hay comunidad chilena organizada.

En el exterior aprendimos que esa afirmación morbosa que “los chilenos somos flojos” es una tremenda mentira, afirmación que no cita, pero que si la pone encubierta. En todo el mundo, los chilenos hemos sido reconocidos como “empeñosos”, “buenos para ponerle el hombro”, cuando el pago es justo, acorde con la entrega. No nos asusta limpiar baños, tomar una brocha, cortar pasto o sacar basura, a la hora que sea, cuando el pago es digno; todo trabajo cumple una función social, tiene un efecto dentro de la sociedad y debe ser respetado y bien remunerado.

¿Sabe Mariela Herrera del éxito, del prestigio logrado por miles y miles de profesionales chilenos e hijos de chilenos en todo el mundo? ¿Por qué en su radiografía no habla de los aspectos positivos de quienes trabajan fuera de Chile, de lo que han logrado con mucho sacrificio estos hombres y mujeres, que es mucho más relevante para un periodismo objetivo?

En lo educacional, al final de su nota, pone mucho énfasis en que más del 70% de los chilenos en el exterior solo tiene estudios secundarios, como si fuera un gran pecado. Pero no dedica una sola palabra a ese otro 30% de compatriotas que, en Chile o en el país donde hoy residen, han logrado altos niveles de estudio, acompañados del dominio de un segundo o tercer idioma, llegando a ocupar cargos de alto nivel en sus respectivos trabajos. Tenemos chilenos en Alemania, Austria, España, Francia, Estados Unidos, Australia, Nueva Zelanda, Brasil, Venezuela, que han sido distinguidos por las autoridades locales con premios a alto nivel, en los ámbitos de la educación, la cultura, el deporte y las ciencias. Y estoy seguro que en todos los otros países donde hay comunidad chilena residente hay muchos compatriotas altamente calificados y que han recibido algún reconocimiento local, que han puesto el nombre de Chile en el más alto sitial. Eso, esta periodista no lo sabe o lo calla.

En la nota, también habla Mariela Herrera, de la participación de los chilenos en las organizaciones de la comunidad, donde el 85,2% dice no participa, en lugar de usar el término “no pertenecen”, que son dos cosas muy distintas. En la ciudad de Melbourne, Australia, la “Fonda la Clínica”, con menos de 200 socios, organizo una de las celebraciones del “18”, donde participaron y disfrutaron 25 mil personas. En Sídney, el Club Colo-Colo, con 200 socios, organizo el “18” donde participaron más de 10 mil personas. Según cifras oficiales, aquí tenemos 35 mil personas, supongamos que 5 mil no eran chilenos; o sea, en esa sola celebración más del 70% de los chilenos residentes en Australia participaron de una actividad de nuestra comunidad. Lo que demuestra lo errado de la afirmación. Y no voy a hablar de lo que hacen los clubes deportivos, grupos folklóricos, grupos culturales y políticos durante todo el ano, que congregan a miles de chilenos, con sus actividades donde se difunde lo más valioso de nuestras tradiciones, todo lo relacionado con Chile.

Pero si dedicare unas líneas para hablar de las organizaciones de caridad como Amigos del Hogar de Cristo y la Teletón que existen en Australia y otros países. El primer grupo, el ano pasado envió 14 contenedores a Chile, repletos de especies nuevas o casi nuevas. El comité Teletón, envió el año 2008, una donación de $61 mil dólares, solo de Sídney. Desde Melbourne, casi 25 mil mas. Estas cifras que cito, reflejan el compromiso, el amor, la solidaridad, la sensibilidad de todos los chilenos en el exterior con nuestra patria, porque independientemente de la cifra, el sentimiento en Europa, Asia, Norte América, Sudamérica, Oceanía, es uno solo: amor por Chile, por nuestro pueblo.

Las cifras usadas en ese artículo, son sacados de un estudio realizado por el INE y el Ministerio de RR.EE. de Chile, que como se ve, los manipulo con un objetivo bien claro. Pero en su trabajo no le convenía decir que este mismo estudio, revela que el 71% de los chilenos en el exterior, si desea participar en las elecciones de Chile. ¿Por qué no cito este dato? Simplemente, porque ese dato destruye lo que pretende decir la autora en su nota.

Esos 857 mil chilenos en el exterior, además de promover nuestros valores culturales y tradiciones, somos los principales promotores y consumidores de los productos chilenos. En 1973 no había intercambio comercial entre Chile y Australia; hoy existe, con un saldo a favor de Chile de más de 186 millones de dólares. Las remesas de dinero desde el exterior hacia Chile se acercan a los 80 millones de dólares al año. ¿Cuánto paga de impuesto la autora de la nota y cuántos son los chilenos en Chile que no pagan un solo peso?

Gracias al desarrollo tecnológico, hoy hay tres canales de televisión que llegan a todo el mundo; y vemos los mismos programas y noticias que ve la autora de la nota. Además, vía Internet leemos todos los periódicos que se publican en Chile y podemos escuchar a la totalidad de las radio emisoras chilenas. A esto, le sumamos la información que no se conoce de Chile allá en Chile, producto de la autocensura local y que si entregan las agencias extranjeras.

En las zonas alejadas de las grandes ciudades ¿Cuántos miles de chilenos han votado siempre por lo que les indica su patrón; chilenos que no ven televisión, ni menos leen un diario, que no conocen más que su pedazo de tierra y el camino que los lleva a la ciudad a negociar sus productos?

Cómo puede haber alguien en Chile que descalifique a quienes residimos en el extranjero para sufragar si ese derecho ya lo hemos conquistado con hechos probados, y que los señores parlamentarios deberían conocer muy bien, para tomar un decisión justa.

Los 857 mil chilenos que residimos en el exterior nos sentimos orgullosos de nuestro país cuando las principales agencias especializadas en economía, del mundo, ponen a nuestro país como los menos propensos a caer en una recensión. Nos sentimos orgullosos cuando se mejoran los sistemas de ayuda al adulto mayor, a los niños, a la mujer, cuando se van mejorando las pensiones y la ayuda a los más pobres.

Pero también, sentimos vergüenza cuando vemos que hay 64 países en el mundo que permiten votar a sus compatriotas que viven fuera del territorio nacional y a los chilenos todavía se nos niega este derecho, con argumentos tan pobres. Cuando sufrimos las consecuencias de una Constitución que no tiene nada de constitucional, desde su gestación misma.

El 13 de marzo recién pasado, el gobierno envió al senado un proyecto donde se considera el derecho a voto para los chilenos en el exterior. Es por eso que hoy leemos en la prensa chilena artículos como el de Mariela Herrera, que pretendió crear un perfil de sus compatriotas en el exterior, sin saber nada de ellos o manipulando cifras; un perfil que no es real.

Omar Iturrieta León
Dirigente Comunitario
Sídney, Australia


Asociacion de Chilenos en Rusia © 2011 ® - tel./fax.: +7 (499) 137 06 72 / e-mail: