El caso «Registro Civil» y El Expediente de la Fiscalía

Exclusivo: El expediente "Registro Civil" de la Fiscalía

La inédita denuncia del ministro Maldonado, su verdadero origen y los personajes desconocidos de la trama.


Las horas más tensas del ex director Guillermo Arenas antes de ser despedido.

La insinuación de espionaje que levantó el gerente general de Tata contra Quintec, una de las firmas rivales en la licitación.

Las justificaciones que el "doble asesor" entregó a la fiscal y las acusaciones de que las empresas "debían compartir las ganancias" con él si querían hacer negocios con la entidad pública.


Por Malú Urzúa y Oscar Pinto.

Inéditos episodios sobre la polémica licitación del Registro Civil que -por estar contaminada por la figura de un "doble asesor" del servicio y de la ganadora Tata- contiene el expediente del caso que maneja la fiscalía y que en exclusiva entrega hoy «La Segunda».

El director del Registro Civil, Guillermo Arenas (PPD), estaba en Estados Unidos cuando se hizo público el «doble juego» de Andrés Contardo en la licitación de la plataforma de servicios de la entidad, adjudicada a Tata por US$80 millones (luego anulada al conocerse el escándalo). Ese lunes 17 de marzo comenzó una seguidilla de problemas que le costaron el trabajo a la cabeza de la entidad y la de las principales jefaturas del servicio.

Los antecedentes que hoy se publican muestran el frenético carteo entre Arenas y el gerente general de Tata, Pablo Cisternas, pocos días antes de su salida; las fuentes que usó el ministro de Justicia, Carlos Maldonado, para sustentar su denuncia, así como la reconstrucción del día clave en que se evaluó a las empresas competidoras en la licitación, que partió con una explicación del "doble asesor" sobre los elementos que debían considerarse.

Y, en exclusiva, la pieza clave que dio inicio a esta historia: la declaración del secretario de Estado radical que remeció el tablero cuando solicitó a la justicia que investigara una historia que contenía además nombres de personas que supuestamente ante terceros se atribuían la capacidad de influir en los negocios del Registro Civil.

Judicialmente, hasta hoy, sólo está formalizado Andrés Contardo y la fiscalía indaga las responsabilidades legales de ejecutivos de Tata en este tema y otras aristas del caso.

Gerente de Tata sobre Contardo: "Una reputación profesional intachable"

Al otro día de conocida la publicación de las anomalías, y con Arenas ya en Chile, el 18 de marzo éste envió una escueta carta a Pablo Cisternas: "Junto con saludarlo, agradeceré a usted se nos informe si don Andrés Contardo Santibáñez, asesor informático, tiene o ha tenido relación contractual con la empresa Tata Consultancy".

Nada se demoró en responderle el remitente. Un día después, Cisternas le confirmó: "Ha prestado servicios de asesoría a nuestra empresa en el ámbito de la informática en diversos proyectos". Ahí el gerente menciona los aportes en temas como el Transantiago, y asesorías en Ecuador, "y hasta fines del año pasado en el Banco Financiero del Perú" (todas inversiones relacionadas con Tata, pero no expresadas con esa claridad en el currículum).

"Esta relación data desde el año 2004 y es conocida por la industria en general y, de acuerdo a lo informado a nuestra empresa por el Sr. Contardo, es también conocida por el Registro Civil, tanto que, de hecho, esa información está contenida en el currículum vitae presentado por él a vuestra prestigiosa institución al momento de su contratación", agrega la misiva.

Cisternas aprovechó de destacar el prestigio de Contardo: "Es un profesional con amplia experiencia en materias de tecnología y soporte informático... Es nuestra opinión, además, que a su gran capacidad profesional se le une una reputación profesional intachable".

Maldonado pierde la confianza en Arenas: Inicia averiguaciones paralelas

En esta carta, claro está, nada se menciona de las reuniones que posteriormente la fiscal detectó entre Contardo y el equipo de Tata encargado de la polémica licitación y el pago de $3 millones mensuales que se le entregaba, según la fiscalía, por proporcionar a la empresa india información confidencial del proyecto.

Ante este escenario, Arenas -quien públicamente señaló que desconocía el vínculo de Contardo con la firma privada- ese mismo 19 de marzo puso fin al contrato de honorarios del "doble asesor" y preparaba una minuta resumen para el ministro Carlos Maldonado.

Pero el secretario de Estado ya le había perdido la confianza a Arenas, pues, en paralelo, llamaba a ejecutivos del rubro informático para recabar antecedentes sobre qué estaba pasando en el Registro Civil. Y en eso incluso no dudó en llamar a una persona que conocía hace años "y de cuya capacidad e integridad tengo la mejor opinión", según la denuncia a la que accedió «La Segunda» en exclusiva...

Arenas -sin saber de estas gestiones de su superior- le envía una segunda carta a Cisternas el 20 de marzo. En ella, escuetamente, le hace presente que la asesoría de Contardo a Tata vulneraba las bases de la licitación, las que se señalan que está prohibido a los proponentes "establecer contactos formales o informales con otros funcionarios del servicio o de otras reparticiones del Estado de Chile, para fines relacionados con esta licitación, salvo los contemplados en estas bases".

Y, en una afirmación que no le impediría que ese mismo jueves saliera despedido, le refuerza: "Debo mencionar a usted que la relación del Sr. Contardo con vuestra empresa no era conocida por este Servicio, ya que al momento de ser contratado no aparece en su currículum vitae ni en otros documentos presentados que prestara servicios para la empresa TATA Consultancy".

La denuncia del ministro: Aldo Signorelli, la fuente

El mismo día en que Arenas mandaba esta carta y que era despedido, Maldonado recibe en su despacho ministerial al fiscal jefe de la Unidad de Delitos Económicos de la Fiscalía Centro Norte de la capital, Iván Millán. Son casi dos carillas en las cuales el secretario de Estado radical relata lo que fueron sus averiguaciones informales de dos días: dobles asesorías; "ofertas de influencia indebidas" y ofrecimientos anómalos de venta de base de datos.

Maldonado parte diciendo que tras el reportaje en la web de Ciper Chile que denunció las primeras irregularidades, pidió antecedentes a Arenas sobre la supuesta calidad de "doble asesor" de Contardo a Tata.

"Adicionalmente, ayer y hoy procuré recabar antecedentes adicionales a aquellos que me procuraría el Servicio, para lo cual tomé contacto con el Sr. Aldo Signorelli Bonomo, secretario ejecutivo de ACTI, agrupación de empresas chilenas de tecnología de información, para consultarle la información que pudiese tener sobre las supuestas irregularidades".


Cuatro fueron las firmas visitadas: el detalle

Este le detalló "las siguientes situaciones que evidenciarían irregularidades, adicionales a la doble asesoría paralela que habría prestado el Sr. Contardo en la licitación: me relató que las empresas que estaban participando en la licitación, o al menos algunas de ellas, y que aparecían con más posibilidades de ser adjudicadas, habían sido visitadas por personas que se atribuían capacidad de influir en el buen éxito de su propósito. Esto ha sido señalado públicamente en medios como "petición de coima", lo que no me consta ya que desconozco el tenor de las conversaciones respectivas, pero como él me señaló, las empresas lo habrían entendido como ofertas de influencias indebidas para resultar favorecidas en la licitación...

"Las empresas visitadas y los ejecutivos que habrían tenido conocimiento son los siguientes:

"1.- SONDA, Mario Pavón.

"2.- DEXO, Carlos Musso.

"3.- TELEFÓNICA; Ricardo Majluf

"4.- QUINTEC; Jorge Salvatierra.

"Las personas que habrían realizado las visitas son un señor de apellido Codorniu y el señor Jorge Schaulsohn. Según se me señaló, estas visitas fueron independientes, esto es, estas personas no concurrieron juntas. Estos nombres y visitas se habrían repetido respecto de las cuatro empresas mencionadas", establece el ministro.

Asimismo, Maldonado relata que hay otro tema relacionado con el acceso a la información contenida en las bases de datos que maneja el Registro Civil. Dice que empresas interesadas en hacer negocios con éstas han debido interlocutar con Andrés Contardo, "quien les habría señalado en esas ocasiones que este negocio era muy rentable y que si querían desarrollarlo, debían compartir las ganancias".

"Deseo reiterar que toda esta información me ha sido proporcionada en conversaciones telefónicas por don Aldo Signorelli", refuerza el ministro, al destacar que lo conoce por años y da fe de su integridad.

"Me parece que las conductas relatadas, de ser efectivas, son irregularidades y posiblemente constitutivas de delito, por lo cual he decidido realizar esta denuncia al Ministerio Público, para que estos hechos sean investigados, se compruebe su efectividad y se determinen las responsabilidades que pudieren existir", agrega.

Finalmente, expresa que solicitó la renuncia de Arenas por estos hechos, "esencialmente" por la historia de Contardo:

"La sola existencia de una asesoría paralela, que me ha sido reconocida por el director en un informe que le pedí, demuestra por lo menos un descuido inaceptable en su gestión".

Gerente general de Tata: "Al único lobbista que conozco es a Tomás Jocelyn-Holt"

La fiscal Alejandra Godoy le preguntó al gerente general de Tata, Pablo Cisternas, quién le había ordenado a Andrés Contardo -el polémico "doble asesor"- trabajar para el proyecto del Registro Civil. "Aunque le parezca extraña mi respuesta, señalo que nadie. Respecto a los honorarios de Contardo por su trabajo como asesor para Tata respecto del Registro Civil, señalo que ignoro quién se lo ordenó. Nadie lo instruyó para que trabajara en ese proyecto específico, creo que él inició su trabajo para Tata por inercia", dijo el ejecutivo.

El ejecutivo declaró a principios de abril en calidad de imputado. Una diligencia nada fácil considerando que ya en el Ministerio Público habían estado sus subordinados Andrés Tupper (gerente comercial) y Domingo Frez (gerente de negocios para el sector público), quienes reconocieron las asesorías de Contardo, y ya se habían incautado registros donde constaban pagos a este personaje.

"Sus pagos eran autorizados por Andrés Tupper. (él) usaba al asesor Contardo... Él veía los equipos de trabajo, todos los elementos para evaluar la oportunidad, posibilidades de competir o no, inteligencia de mercado", agregó.

Y remató: "A Andrés Tupper no se le preguntaba nada".

"Si quisiera coimearlo, le habríamos pagado en N. York"

Cisternas sí reconoció que Contardo los asesoraba en otros temas, donde era la contraparte de sus técnicos. Incluso agregó que "sus servicios son útiles, pero no imprescindibles", y que Tata habría ganado igual la licitación sin que él participara, pues "había pocas empresas en Chile que podían presentarse... Nadie nos podía competir.

"A Contardo no se le necesitaba para nada. Si quisiera coimearlo, le habríamos pagado en Nueva York y no con la contabilidad de acá", agregó a la fiscal, recordando que desconocía que éste también trabajara para el Registro Civil: "Lo supe bien tarde, creo que estábamos incluso adjudicados".

La pregunta por Schaulsohn y las insinuaciones de espionaje

Capítulo especial del interrogatorio de la fiscal fue consultarle por Jorge Schaulsohn y Codorniu, los nombres de lobbistas mencionados en la denuncia del ministro de Justicia. Negó conocerlos, pero agregó: "Al único lobbista que conozco es a Tomás Jocelyn-Holt. En cuanto a Rodrigo Bitar, tiene una consultora en Nueva York y asesora compras de compañías a nivel mundial, pero no trabaja para Tata".

Finalmente, Cisternas añadió un nuevo dato a la guerra de acusaciones entre Quintec y Tata. "Desde mi punto de vista, el señor (Jorge) Salvatierra (vicepresidente ejecutivo), de la empresa Quintec, mantenía información confidencial de detalles de nuestra propuesta ante el Registro Civil, situación que me parece muy extraña".

Fiscalía tras cuentas corrientes y triangulación de mails

A principios de abril, la fiscal Alejandra Godoy e Iván Millán (fotos al costado) solicitaron a diversos bancos de la plaza entregar información de más de un centenar de personas, partiendo por el ex director del Registro Civil, Guillermo Arenas, y Andrés Contardo. También incluye a ex subdirectores y asesores, y a todos los ejecutivos de las empresas vinculadas a la licitación.

Las indagaciones se extienden a los núcleos familiares de todos: cónyuges, padres, hijos y hermanos.

El detallismo de la fiscalía incluye incluso la petición de antecedentes de terceros indirectamente al caso: la ex directora del servicio, Berta Belmar -quien participó en una etapa muy preliminar de las bases de licitación-, y de Aldo Signorelli, el mismo que denunció ante el ministro de Justicia, Carlos Maldonado, irregularidades.

Ni el actual director (s), Luis Fuentes, se salva de las indagatorias.También indagan los viajes y solicitaron periciar los correos electrónicos: la fiscalía buscaba especialmente aquellos que intercambiaron Guillermo Arenas y Jorge Lobos, que hicieran referencia a ciertas personas, desde el 1 de abril de 2006 "hasta la fecha". También mandó a periciar los computadores de María Isabel Moya, Andrés Contardo, Guillermo Arenas, los de la empresa Tata y los de Jorge Lobos, el ex jefe de gabinete del director del servicio.

Contardo: Algunos (en el Registro Civil) "conocían mi relación" con Tata

A las 4 de la tarde del 25 de marzo, el "doble asesor" Andrés Contardo se sentó como "imputado" frente a la fiscal Alejandra Godoy y al subcomisario de la Policía de Investigaciones Cristián Lobos.

Los primeros antecedentes que aportó fueron su acercamiento al Registro Civil: relató que en noviembre de 2006 lo llamó a su celular Jorge Lobos, entonces jefe de gabinete del director del Servicio de Registro Civil e Identificación. Este lo invitó a una reunión en su oficina: "Me comenta que se estaba desarrollando una licitación, que estaba en una etapa de formación, a cargo de un grupo externo para la creación de las bases, según me indicó. Le entregué mi currículo (...) acepté trabajar en este proyecto como consultor (....)".

¿Tuvo oficina? Iba "de entrada y salida"

¿Por qué algunas de las reuniones se hacían en la Dirección Nacional?, preguntaron los investigadores.

El "doble asesor" explicó que sus idas al Registro Civil eran de "entrada y salida", que nunca tuvo oficina allí y que algunas citas se realizaron en la Dirección Nacional porque la sala de trabajo era más amplia: "Las reuniones no eran convocadas por mi persona, sino que siempre eran generadas por personeros del servicio", remarcó.

También querían saber de su relación con Luis Fuentes (actual director subrogante de la institución): "Conocí a esta persona en el mismo Servicio de Registro Civil (...) Nos presentó don Patricio Mizon, manifestándome que Luis era el futuro asesor de la segunda licitación (...) Hago presente que, incluso, yo invité a Luis Fuentes a reuniones para que ayudara con sus conocimientos respecto a la parte administrativa del servicio (...)".

Contardo también tuvo que hablar sobre su cartera de clientes y explicó que preferentemente sus asesorías las daba en el mundo de la banca y, por esa razón, conocía a la consultora TATA como Comicrom, el nombre original de la empresa. "En efecto, durante el año 2003, sostuve mis primeros proyectos con Cromicrom (Tata)".

La fiscal y el subcomisario preguntaron por los proyectos que realizó para TATA en 2006 y 2007: "En Chile no ejecuté proyecto alguno con ellos; sin embargo, hago presente que sí realicé proyectos fuera de Chile (...)", contestó.

¿Fue contactado por algún funcionario de Tata para que intercediera en la licitación que esta empresa estaba llevando a cabo en el Registro Civil?, inquirió la fiscal: "Nunca jamás", obtuvo por respuesta.

Los que conocían su "doble militancia"

Clave en las preguntas que debió responder Contardo es quién de Tata conocía sus asesorías en el Registro Civil y viceversa, tema clave para determinar su papel de "doble asesor": En la firma india, explicó Contardo, las sabía "Fredy Jacial (un ejecutivo)... ahora ignoro si él le habría comentado esto a otra persona".

¿Y en el Registro Civil sobre su vínculo con la privada? "Esta información estaba en mi currículum (...) Existían funcionarios del Servicio que conocían mi relación con Comicrom (firma con que operó Tata en Chile hasta 2007, cuando adopta el nombre de la multinacional), entre ellos estaban María Isabel Moya y Daniel Manríquez".

¿Recibió ofertas de otras empresas para ejecutar negocios con el Registro Civil? Contardo afirmó: "No (...), jamás recibí solicitudes de esa naturaleza".

La "filosofía" de los destituidos evaluadores

"NO MANEJABA EL TEMA

""Me designó el director (como evaluador de la licitación)... Le representé a Guillermo Arenas que no manejaba el tema, pero me dijo no me preocupara porque los técnicos iban a elaborar el informe y nosotros teníamos que guiarnos por eso y conforme a eso poner las notas".

Enzo Pistacchio, ex subdirector de Operaciones Andrés Moreno, ex subdirector de Estudios

"INGRESE POR NOMBRAMIENTO POLITICO"

"En mayo 2006 ingresé a trabajar al servicio de Registro Civil por nombramiento político de parte del señor director nacional Guillermo Arenas, a quien sólo conocí cuando llegué al servicio (...). Mi nombramiento tiene más un perfil técnico, en el sentido de aportar desarrollo al Servicio con visión de futuro, sumado a mi militancia en el Partido Radical".

Andrés Moreno, ex subdirector de Estudios

PGE: Surge nexo comercial entre diputado González y seremi formalizado

Supuestas relaciones comerciales entre el diputado PPD Rodrigo González y uno de los imputados más importantes en el escándalo de los "empleos brujos", el ex seremi del Trabajo, José Manuel Mancilla (PS), reveló el senador de la UDI, Jorge Arancibia, cuyo abogado, Vladimir Mondaca, entregó los antecedentes al Ministerio Público.

"Por este acto vengo a acompañar documentos que dan cuenta de la calidad de socio que el señor González mantiene con los acusados, señores José Manuel Mancilla y Max Bastidas Pinilla (ex jefe de campaña del parlamentario), respectivamente", señala el escrito judicial.

Junto al documento, el profesional agregó un "certificado de vigencia actual" del Centro de Estudios Laborales Ltda., una copia de la escritura y la incorporación de Mancilla y el diputado en 1989.

González fue formalizado en marzo de este año por estafa al fisco, bajo sospecha de que una serie de personas contratadas por el Programa de Generación de Empleos -cuyos fondos son públicos- en realidad trabajaron para su campaña política.

En tanto, con Bastidas (también formalizado) sería socio en la sociedad anónima cerrada G y D, constituida el 23 de agosto de 1995.

Objetivo: buscar triangulaciones de dinero

Según el asesor del senador Arancibia, Manuel Millones, el hallazgo tiene como objetivo reafirmar el vínculo entre González y Mancilla, "otorgándole mayor credibilidad a las imputaciones de que el seremi le entregaba cupos de empleos al diputado para sus actividades".

Sin embargo, también se buscaría que la fiscalía realice indagaciones en las cuentas de estas empresas.-

La idea es que se pueda determinar si a través de ellas se trianguló dineros desde las empresas contratistas a la campaña del parlamentario.

"Nos interesa buscar movimientos de cuentas corrientes. Por aquí podría verse si se blanquearon recursos", explicó Millones.

NH, el hotel donde expuso el "doble asesor" y se decidió contratar a Tata

"Yo no sentí que me estuvieran engañando o metiendo el dedo en la boca", dijo el subdirector del Registro Civil y miembro de la comisión evaluadora, Enzo Pistacchio (DC), mientras declaraba sobre la exposición realizada por el formalizado asesor de la entidad, Andrés Contardo, en el proceso que concluyó ese día dando como ganadora de la multimillonaria licitación a la india Tata Consultancy.

Corría octubre de 2007, cuando hasta el Hotel NH de Providencia -un infaltable en la "ruta del tenedor" y las citas políticas- llegó el grupo conformado por la jefa de informática, María Isabel Moya; Contardo; Gabriela Huarcaya (un testigo dice que ella no estuvo y otro que sí); Pistacchio (DC); Luis Mella (PS), ex subdirector de Administración, y José Moreno Guillen (PR), ex subdirector de Estudios. ¿Cuál fue el papel del "doble asesor" en esta etapa crucial del proceso? Los protagonistas reconstruyeron ese día...

"El señor Contardo efectuó una exposición conceptual de lo que era el proyecto de licitación, señalando algunos aspectos a considerar para evaluar y creo que de una metodología de evaluación", declaró a los fiscales Mella Castro.

Contardo "trató de traducir algunos conceptos e ideas"

"Básicamente -continuó- trató de traducir algunos conceptos e ideas del proyecto, señalando algunos aspectos técnicos, apuntando a lo que realmente necesitaba el servicio".

"Aquel día -coincidió Morén Guillén- Contardo efectuó una presentación de cómo evaluar y aterrizar mejor las variables a considerar. Además entregó una matriz de cumplimiento, en base a los tópicos de evaluación" de las bases.

Según relató luego María Isabel Moya, entregó "un informe técnico cualitativo y una matriz de riesgos".

"Una vez terminadas las exposiciones, la comisión procedió a efectuar la evaluación... dándole un puntaje a cada objetivo", agregó.

En el encuentro, Moreno Guillén se convenció de que cualitativamente Tata -la propuesta más cara- tenía "mucho más consistencia" y gran experiencia: debía quedar primero, seguida por Sonda y luego Quintec.

No obstante las declaraciones de Moya -según quien se preparó la exposición para favorecer a Tata-, Moreno Guillén coincidió con Pistacchio: "No noté ninguna inclinación respecto de una u otra empresa oferente. Jamás vi alguna insinuación".

Más aún, Pistacchio dijo que "la planilla la presentó Contardo... ésta no venía lista para que la aprobáramos... Ni Moya ni Contardo se inclinaban por ninguna de las empresas. Nosotros tomábamos las decisiones según el informe de los técnicos".


Asociacion de Chilenos en Rusia © 2011 ® - tel./fax.: +7 (499) 137 06 72 / e-mail: