12 DE OCTUBRE: DESCUBRIMIENTO DE AMERICA, O ENCUENTRO DE DOS MUNDOS


INDICE:

.::
¿Conocía Colón antes de 1492 las tierras de América?

.::
Opiniones sobre el «Descubrimiento de América» (Eduardo Galeano)

.::
Exposición del Cacique Huaicaipuro Cuatemoc ante la reunión de Jefes de Estado de la Comunidad Europea el 8 de febrero de 2002
Un hecho histórico que se presta a polémicas y controversias. Para unos se trata del descubrimiento de un nuevo mundo, para otros es el comienzo de la explotación, saqueo y exterminio de todo un continente.

El 12 de octubre de 1492 no sólo se conoce por su carácter de "descubrimiento". También se habla del "encuentro de dos culturas", de la "iniciación de una nueva etapa histórica", o del "fin de algunas culturas". Todo lo anterior, dependiendo de la perspectiva desde la cual se mire.

América entró así al mundo conocido, sufriendo el más brusco de los cambios: el repentino fin de la era del aislamiento. A partir de 1492, quedó de lleno, y en forma definitiva, inmersa -para bien y para mal- en los destinos de Occidente y de todo el orbe.

Viaje Colon - Pulse para ver foto gigante: (8.208 × 5.261 píxeles; tamaño de archivo: 4,74 MB; tipo MIME: image/jpeg)La expresión descubrimiento de América se usa habitualmente para referirse a la llegada a América de un grupo de españoles que, representando a los Reyes Católicos de Castilla y Aragón, partieron desde el Puerto de Palos de la Frontera, comandados por Cristóbal Colón, y llegaron el lunes 12 de octubre de 1492 a una isla del mar Caribe llamada Guanahaní. Se trata de uno de los momentos cumbres de la historia universal porque significó el encuentro, de dos mundos humanos que se habían desarrollado independientemente, sin que ninguno conociera la existencia del otro.



CarabelaCristóbal Colón creía que había llegado al continente asiático, denominado por los europeos Indias y murió sin saber que había llegado a un continente desconocido por los europeos. En el siglo XV, el comercio entre Europa y Oriente se realizaba recorriendo el Mar Mediterráneo hasta Constantinopla y a partir de allí por tierra.

El imperio turco conquistó estos territorios impidiendo el paso de los europeos hacia el continente asiático. La necesidad de encontrar nuevas rutas para llegar a las Indias impulsó a los portugueses y españoles a buscarlas para poder continuar sus actividades comerciales. El uso de la brújula tuvo gran importancia. Permitió a los españoles buscar una ruta que los comunicara con Asia navegando hacia el oeste, atravesando el océano Atlántico.

Es así que, en la época de las grandes exploraciones uno de los hechos más trascendentales para la humanidad fue el descubrimiento del continente americano. Los viajes de los portugueses a India siguiendo la costa africana significaron un estímulo para quienes creían en la ruta hacia el oeste como el camino más corto para llegar hasta Asia. Cristóbal Colón fue partidario de esta hipótesis. Apoyado por la monarquía española, organizó un viaje de exploración que lo condujo al descubrimiento de América en 1492.

La llegada de Cristóbal Colón a América está considerado como uno de los hechos más importantes de la historia universal por las consecuencias que tuvo y debe relacionarse con el primer viaje alrededor del mundo realizado por la tripulación de Fernando de Magallanes pocos años después, que abrió paso a la conquista del mundo por parte de Europa.

La llegada de Cristóbal Colón supuso el comienzo de la conquista de América, cuya primera campaña fue la de Cuba por Velásquez, a la que siguió la del imperio mexicano por Cortés, la del imperio inca por Pizarro, etc. hasta su finalización definitiva tras los decretos de Felipe II de abolición de la conquista. A partir de aquí comenzará la llamada colonización de América, abierta por holandeses, franceses, etc, cuya diferencia radica en el hecho de no establecerse por campañas, sino por factorías de interés comercial (contrario a la Monarquía Hispánica, con deseos de crear otras Españas en todos los sentidos, tanto jurídicamente, administrativamente, etc.)

Descubrimiento de América

 


¿CONOCÍA COLÓN ANTES DE 1492 LAS TIERRAS DE AMÉRICA?


MapaHay grandes indicios y alguna prueba razonable, de que Colón, cuando elaboró su plan descubridor, sabía más de lo que decía. Tal convencimiento, que se extendió ya desde el principio entre los primeros pobladores y cronistas, se corresponde con el llamado "Predescubrimiento de América".

Parece que, entre los años 1477 y 1482, en que Colón no dejó de realizar frecuentes viajes a las islas Madeira, Azores y Canarias, algo trascendental, que él califica de "milagro evidentísimo", le sucedió, si hacemos caso a sus palabras: "Me abrió Nuestro Señor el entendimiento con mano palpable a que era hacedero navegar de aquí a las Indias, y me abrió la voluntad para la ejecución de ello. Y con este fuego vine a Vuestras Altezas". Los defensores del predescubrimiento de América sostienen que ese algo trascendental, repentino y milagroso que le sucede a Colón en cualquier momento de estos años fue que alguien, con conocimiento de lo que decía, le informó de la existencia de unas tierras al otro lado del océano. Tal información aportaba detalles bastante ajustados sobre algunas islas y sus naturales, sobre ciertos parajes y, especialmente, acerca de las distancias.

IndiasEse alguien fue, según unos, un piloto portugués o castellano (la conocida como "leyenda del piloto anónimo") que al regresar de Guinea se vio impulsado por alguna tormenta hasta las Antillas. Tras un tiempo allí, regresó, se encontró con Colón, le informó y murió. Según otra teoría, la información colombina procedería, no de un europeo, sino de algún grupo indígena que en un desplazamiento por las Antillas se vio obligado a desviarse océano adentro hasta encontrarse con Colón.

Ambas teorías coinciden en señalar que tal encuentro debió producirse a bastantes leguas al Oeste de las Canarias, Azores o Madeira, en una zona que por aquel entonces frecuentaba. Cristóbal Colón se sintió elegido por la Providencia para descubrir aquellas tierras, y, a partir de ahí, comenzó a elaborar su proyecto, sabiendo que la mayor dificultad que iba a tener era cómo articularlo teóricamente para defenderlo ante los mayores expertos del momento: portugueses y castellanos.

Pero esto no es todo. Aún desacreditada la leyenda del "piloto anónimo" se han encontrado pruebas de expediciones normandas que habrían llegado a América en el siglo XI y de chinos que se adelantaron a Colón al menos 70 años. Según algunos historiadores como O'Gorman, "Desde un punto de vista cronológico, es forzoso concluir que los normandos fueron los descubridores de América y que el viaje de 1492 no fue sino un re-descubrimiento. Lo que hace que la empresa colombina sea el acto significativo que se conoce como el descubrimiento de América, es que en esa empresa se realizó uno de esos avances de los conocimientos científicos en que estriba la esencia misma de la marcha del hombre hacia su destino histórico". En efecto, tras el viaje de Colón se dio a conocer, al mundo y a los estudiosos, una porción desconocida del globo terrestre.

Las investigaciones del ex capitán inglés, Gavin Menzies, señalan que en 1421 un grupo de chinos liderados por el almirante Zheng Hen habría descubierto esta tierra hasta entonces desconocida, cruzando el Atlántico de un polo a otro, descubriendo además Australia y Nueva Zelandia, entre otros lugares, y fundado asentamientos coloniales chinos en América y Oceanía. Las conclusiones contenidas en el libro de Menzies son parte de numerosas hipótesis que señalan a los chinos como los primeros colonizadores del continente. Incluso se supone que Colón se encontró con estos chinos en su viaje, lo que no le sorprendió, ya que habría seguido cartas de navegación hechas por los propios orientales. 

Machu Picchu - Perú - Imperio Inca & Calendario Azteca




OPINIONES SOBRE EL “DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA”


Eduardo GaleanoEl conocido periodista y escritor uruguayo Eduardo Galeano tiene la siguiente visión sobre este acontecimiento histórico: ¿Cristóbal Colón descubrió América en 1492? ¿O antes que él la descubrieron los vikingos? ¿Y antes que los vikingos? Los que allí vivían, ¿no existían? Cuenta la historia oficial que Vasco Núñez de Balboa fue el primer hombre que vio, desde una cumbre de Panamá, los dos océanos. Los que allí vivían, ¿eran ciegos? ¿Quiénes pusieron sus primeros nombres al maíz y a la papa y al tomate y al chocolate y a las montañas y a los ríos de América? ¿Hernán Cortés, Francisco Pizarro? Los que allí vivían, ¿eran mudos? Nos han dicho, y nos siguen diciendo, que los peregrinos del Mayflower fueron a poblar América. ¿América estaba vacía? Como Colón no entendía lo que decían, creyó que no sabían hablar. Como andaban desnudos, eran mansos y daban todo a cambio de nada, creyó que no eran gentes de razón. Y como estaba seguro de haber entrado al Oriente por la puerta de atrás, creyó que eran indios de la India. Después, durante su segundo viaje, el almirante dictó un acta estableciendo que Cuba era parte del Asia. 

El documento del 14 de junio de 1494 dejó constancia de que los tripulantes de sus tres naves lo reconocían así; y a quien dijera lo contrario se le darían cien azotes, se le cobraría una pena de diez mil maravedíes y se le cortaría la lengua. El notario, Hernán Pérez de Luna, dio fe. Y al pie firmaron los marinos que sabían firmar. Los conquistadores exigían que América fuera lo que no era. No veían lo que veían, sino lo que querían ver: la fuente de la juventud, la ciudad del oro, el reino de las esmeraldas, el país de la canela. Y retrataron a los americanos tal como antes habían imaginado a los paganos de Oriente. Cristóbal Colón vio en las costas de Cuba sirenas con caras de hombre y plumas de gallo, y supo que no lejos de allí los hombres y las mujeres tenían rabos. En la Guayana, según sir Walter Raleigh, había gente con los ojos en los hombros y la boca en el pecho. En Venezuela, según fray Pedro Simón, había indios de orejas tan grandes que las arrastraban por los suelos. En el río Amazonas, según Cristóbal de Acuña, los nativos tenían los pies al revés, con los talones adelante y los dedos atrás, y según Pedro Martín de Anglería las mujeres se mutilaban un seno para el mejor disparo de sus flechas. Anglería, que escribió la primera historia de América pero nunca estuvo allí, afirmó también que en el Nuevo Mundo había gente con rabos, como había contado Colón, y sus rabos eran tan largos que sólo podían sentarse en asientos con agujeros. El Código Negro prohibía la tortura de los esclavos en las colonias francesas. Pero no era por torturar, sino por educar, que los amos azotaban a sus negros y cuando huían les cortaban los tendones. Eran conmovedoras las leyes de Indias, que protegían a los indios en las colonias españolas. Pero más conmovedoras eran la picota y la horca clavadas en el centro de cada Plaza Mayor.

Muy convincente resultaba la lectura del Requerimiento, que en vísperas del asalto a cada aldea explicaba a los indios que Dios había venido al mundo y que había dejado en su lugar a San Pedro y que San Pedro tenía por sucesor al Santo Padre y que el Santo Padre había hecho merced a la reina de Castilla de toda esta tierra y que por eso debían irse de aquí o pagar tributo en oro y que en caso de negativa o demora se les haría la guerra y ellos serían convertidos en esclavos y también sus mujeres y sus hijos. Pero este Requerimiento de obediencia se leía en el monte, en plena noche, en lengua castellana y sin intérprete, en presencia del notario y de ningún indio, porque los indios dormían, a algunas leguas de distancia, y no tenían la menor idea de lo que se les venía encima. Hasta no hace mucho, el 12 de octubre era el Día de la Raza. Pero, ¿acaso existe semejante cosa? ¿Qué es la raza, además de una mentira útil para exprimir y exterminar al prójimo? En el año 1942, cuando Estados Unidos entró en la guerra mundial, la Cruz Roja de ese país decidió que la sangre negra no sería admitida en sus bancos de plasma. Así se evitaba que la mezcla de razas, prohibida en la cama, se hiciera por inyección. 

ARTICULOS RELACIONADOS

.::
Los chilenos estan siendo expulsados de España

.:: Situación de los chilenos no admitidos y detenidos en España
¿Alguien ha visto, alguna vez, sangre negra? Después, el Día de la Raza pasó a ser el Día del Encuentro. ¿Son encuentros las invasiones coloniales? ¿Las de ayer, y las de hoy, encuentros? ¿No habría que llamarlas, más bien, violaciones? Quizás el episodio más revelador de la historia de América ocurrió en el año 1563, en Chile. El fortín de Arauco estaba sitiado por los indios, sin agua ni comida, pero el capitán Lorenzo Bernal se negó a rendirse. Desde la empalizada, gritó: — ¡Nosotros seremos cada vez más! — ¿Con qué mujeres? –preguntó el jefe indio. —Con las vuestras. Nosotros les haremos hijos que serán vuestros amos. Los invasores llamaron caníbales a los antiguos americanos, pero más caníbal era el Cerro Rico de Potosí, cuyas bocas comían carne de indios para alimentar el desarrollo capitalista de Europa. Y los llamaron idólatras, porque creían que la naturaleza es sagrada y que somos hermanos de todo lo que tiene piernas, patas, alas o raíces. Y los llamaron salvajes. En eso, al menos, no se equivocaron. Tan brutos eran los indios que ignoraban que debían exigir visa, certificado de buena conducta y permiso de trabajo a Colón, Cabral, Cortés, Alvarado, Pizarro y los peregrinos del Mayflower

Aztec Pyramids at Teotihuican & Piramid Maya (Imagen 3072x2048)




EXPOSICIÓN DEL CACIQUE HUAICAIPURO CUATEMOC ANTE LA REUNIÓN DE JEFES DE ESTADO DE LA COMUNIDAD EUROPEA EL 8 DE FEBRERO DE 2002


Con lenguaje simple, que era transmitido en traducción simultánea a más de un centenar de Jefes de Estado y Dignatarios de la Comunidad Europea, el Cacique Huaicaipuro Cuatemoc logró inquietar a su audiencia cuando dijo:

Aquí pues yo, Huaicaipuro Cuatemoc he venido a encontrar a los que celebran el encuentro. Aquí pues yo, descendiente de los que poblaron la América hace 40.000 años, he venido a encontrar a los que la encontraron hace sólo 500 años. Aquí pues, nos encontramos todos. Sabemos lo que somos, y es bastante. Nunca tendremos otra cosa. El Hermano aduanero Europeo me pide papel escrito con Visa para poder descubrir a los que me descubrieron. El Hermano Usurero Europeo me pide Pago de una Deuda contraída por Judas, a quien nunca autoricé a venderme. El hermano leguleyo Europeo me explica que "toda deuda se paga con intereses aunque sea vendiendo seres humanos y países enteros sin pedirles consentimiento". Yo los voy descubriendo.

También yo puedo reclamar pagos, y también puedo reclamar intereses. Consta en el Archivo de Indias, papel sobre papel, recibo sobre recibo, y firma sobre firma, que solamente durante el año 1503 y 1660 llegaron a San Lucas de Barrameda 185.000 Kilos de Oro y 16.000.000 de kilos de Plata provenientes de América.

¿Saqueo...? ¡No lo creyera yo...! Porque sería pensar que los hermanos Cristianos faltaron a su 7º Mandamiento.

Expoliación...?, ¡ Guárdeme Tanatzin de figurarme que los Europeos, como Caín, matan y niegan la sangre de su Hermano...!

¿Genocidio...? eso sería dar crédito a los calumniadores como Bartolomé de las Casas, que califican al encuentro como de destrucción de las Indias o a ultrosos como Arturo Uslar Pietri, que afirma que el arranque del Capitalismo y la actual civilización Europea se deben a la inundación de metales preciosos...!

¡No...! Esos 185.000 Kilos de Oro y 16.0000.0000 de Kilos de Plata deben ser considerados como el primero de muchos otros préstamos amigables de América destinados al desarrollo de Europa. Lo contrario seria presumir la existencia de crímenes de guerra, lo que daría derecho, no solo a exigir la devolución inmediata, sino la indemnización por daños y perjuicios.

Yo, Huaicaipuro Cuatemoc, prefiero pensar en la menos ofensiva de estas hipótesis. Tan fabulosas exportación de Capitales no fue más que el inicio de un Plan MARSHALLTESUMA, para garantizar la reconstrucción de la Bárbara Europa, arruinada por sus deplorables guerras contra los cultos Musulmanes, creadores del Álgebra, la Poligamia, el baño cotidiano y otros logros superiores de la civilización.

Por eso, al celebrar el quinto Centenario del empréstito, podemos preguntarnos: ¿han hecho los hermanos Europeos un uso racional, responsable, o por lo menos productivo de los fondos tan generosamente adelantados por el Fondo Indoamericano Internacional...?. Deploramos decir que NO. En lo estratégico lo dilapidaron en las batallas de Lepanto, en Armadas Invencibles, en Terceros Reichs y otras formas de exterminio mutuo sin otros destinos que terminar ocupados por las tropas Griegas de la OTAN, como en Panamá, pero sin Canal.

En lo financiero han sido incapaces, después de una moratoria de 500 años, tanto de cancelar el Capital y sus intereses, cuanto de independizarse de las Rentas Liquidas, las materias primas y la energía barata que les exporta y provee el Tercer Mundo. Este deplorable cuadro corrobora la afirmación de Milton Friedman según la cual, una economía subsidiada, jamás puede funcionar, y nos obliga a reclamarles, para su propio bien, el pago del Capital y los Intereses que tan generosamente hemos demorado todos estos Siglos sin cobrar.

Al decir esto, aclaramos que no nos rebajaremos a cobrarle a nuestros Hermanos Europeos las viles y sanguinarias Tasas del 20 % y hasta el 30 % de interés que los Hermanos Europeos le cobran a los pueblos del 3er. Mundo. Nos limitaremos a exigir la devolución de los Metales Preciosos adelantados, mas un módico interés fijo del 10 %, acumulado solo durante los últimos 300 años, con 200 años de gracia.

Sobre esta base, y aplicando la fórmula Europea del Interés Compuesto, informamos a los Descubridores que nos deben, como primer pago de su deuda una masa de 185.000 kilos de Oro y 16.000.000 de Plata, ambas cifras elevadas a la potencia de 300. Es decir, un número para cuya expresión total, serían necesarias mas de 300 cifras y que supera ampliamente el peso total del Planeta Tierra. Muy pesadas son esas Moles de Oro y Plata. (¿Cuánto pesarían calculadas en sangre...?) Aducir que Europa, en medio Milenio, no ha podido generar riquezas suficientes para cancelar ese módico interés, sería tanto como admitir su absoluto fracaso financiero y/o a la demencial irracionalidad de los supuestos del Capitalismo.

Tales cuestiones metafísicas, desde luego, nos inquietan a los Indoamericanos. Pero sí exigimos la firma de una Carta de Intención que discipline a los pueblos deudores del Viejo Continente, y que los obligue a cumplir su compromiso mediante una pronta privatización o reconversión de Europa, que les permita entregárnosla entera, como primer pago de la deuda histórica...

 


La Pirámide de Kukulcán en la zona arqueológica de Chichén Itzá - cultura maya - Yucatán, México - Patrimonio de la Humanidad — UNESCO (Imagen 4945x3155)


Asociacion de Chilenos en Rusia © 2011 ® - tel./fax.: +7 (499) 137 06 72 / e-mail: