Presentan documental Baltasar Garzón y Vicente Romero «El alma de los verdugos»

Buenos Aires, 11 may.- En el Colegio de Abogados de Buenos Aires se proyectó el documental "El alma de los verdugos", realizado por el periodista Vicente Romero sobre una idea original del juez Baltasar Garzón, ambos españoles.

 

La iniciativa de realizar este trabajo fue del propio Garzón, que aparece en el documental conversando con algunas de las víctimas que sufrieron secuestro y torturas durante un largo tiempo. Una mujer le cuenta cómo llegaba a pedirle a su torturador que le diera la mano para aguantar el dolor.
La película se centra en la última dictadura argentina (1976-1983), lo que los militares denominaron eufemísticamente "el proceso de reorganización nacional", en el curso del cual desaparecieron entre 18.000 (cifras oficiales) y 30.000 (cifras de las organizaciones de derechos humanos) personas.

"El alma de los verdugos" -emitida originalmente por Televisión Española en abril pasado- refleja, a través de una serie de entrevistas con verdugos y víctimas, la aparente normalidad de los primeros.
Garzón y Romero pusieron especial empeño en descifrar qué ocurre en la mente de una persona normal «para que torture de 8 a 2 de la tarde, se vaya luego a comer con su familia, vuelta a torturar, vaya a misa los fines de semana e incluso tome la comunión», argumenta el juez. La vida normal de uno de los verdugos la cuenta con especial intensidad una de las entrevistadas, que renunció al apellido de su padre, un policía torturador.


Por la pantalla desfilan algunos torturadores y muchas víctimas, tanto gente que fue secuestrada y torturada, como niños que fueron separados de sus padres y entregados a familias próximas a los verdugos.

Las historias son escalofriantes: un padre que cuenta que para obligarle a hablar le colocaron a su hijo de sólo 20 días una pistola en la cabeza.
Nilda Eloy, explica que la torturaban sin interrogarla, con el único objeto de obtener gritos de mujer para que otros prisioneros políticos creyesen que estaban atormentado a sus esposas o hijas. Durante meses fue objeto de violaciones sexuales por sus torturadores.  

 

Treinta años después de aquel horror, el abogado Gonzalo Torres de Tolosa reconoce que entraba en la Escuela de Mecánica de la Armada -allí fueron torturadas muchas mujeres- para «echar una mano» a los torturadores. El teniente coronel Emilio Nanni asegura que los secuestros, la tortura y los asesinatos formaban parte de la 'doctrina oficial' que los militares aplicaban.

 

El policía Norberto Cozzani, que es entrevistado en la prisión donde espera ser juzgado, cuenta que «vio todo» durante la represión. Y el mecánico de helicópteros chileno Juan Molina explica cómo en dos ocasiones se encargó de lanzar al mar los cadáveres de detenidos y desaparecidos.

 

Finalmente, se incluyen declaraciones de archivo del ex capital de Corbeta Adolfo Scilingo, condenado en la Audiencia Nacional a 640 años por delito de Lesa Humanidad por su participación en los denominados "vuelos de la muerte" (fue precisamente el codirector del documental, el juez Baltasar Garzón, quien instruyó el sumario contra Scilingo).

 

Garzón reconoce que el documental, de 105 minutos, «es impactante, demasiado crudo, pero es la realidad», reconoce este magistrado cuya actuación, defendiendo la aplicación de principios de Justicia Universal, ha significado el procesamiento de destacados verdugos políticos de Latinoamérica.

Los relatos pasan del terreno de horror al del absurdo. Víctor Basterra recuerda su incredulidad cuando los verdugos de la Escuela de Mecánica de la Armada organizaron una fiesta de Navidad para los prisioneros que mantenían encadenados.


La represión de la dictadura dejó más de 20.000 víctimas. Baltasar Garzón manifiesta que de aquella tragedia quedó una fractura. «Pero he comprobado que las víctimas necesitan una respuesta, no sólo la comprensión y esa reparación social de la justicia», agrega.


«Los derechos humanos es la última trinchera donde debemos estar todos, con independencia de la ideas», concluye Vicente Romero. Este veterano reportero no sólo ha sido testigo de los desmanes de los regímenes totalitarios sino también víctima. Fue encarcelado en el Chile pinochetista y expulsado de Argentina por la dictadura de Videla. El periodista defiende que esta clase de documentales sólo son posibles en la televisión pública. Por edad podría ser uno de los prejubilados del grupo público, pero ha decidido seguir en activo en TVE.

 

Merced a esta vinculación de décadas, Romero puede aportar a su película entrevistas realizadas hace más de 20 años y contraponerlas a las que realizó el año pasado expresamente para el documental.


Asociacion de Chilenos en Rusia © 2011 ® - tel./fax.: +7 (499) 137 06 72 / e-mail: