Difunden una foto de Gabo con presunta agresión de Vargas Llosa hace 30 años

México, 6 mar (EFE).- El fotógrafo Rodrigo Moya difundió hoy por primera vez una fotografía tomada hace 30 años al escritor colombiano Gabriel García Márquez con los efectos de la presunta agresión que sufrió por parte del peruano Mario Vargas Llosa y que puso fin a la amistad entre ambos.

Gabriel Garcia Marquez con el ojo morado por agresión de Mario Vargas LlosaEl diario mexicano La Jornada publica hoy, día del 80 cumpleaños de "Gabo", dos fotografías del Premio Nobel de Literatura con el ojo izquierdo amoratado y recoge el relato del fotógrafo en un artículo titulado "La terrífica historia de un ojo morado".

Moya, fotógrafo mexicano de origen colombiano, señala que tomó la imagen porque el escritor "quería una constancia de aquella agresión".

La imagen se sacó el 14 de febrero de 1976 en la casa de Moya en la colonia Nápoles de Ciudad de México, dos días después de que García Márquez recibiera un puñetazo del escritor hispano-peruano, afirmó su autor.

"Gabo quería una constancia de aquella agresión y yo era el fotógrafo amigo y de confianza para perpetuarla", agregó Moya.

Recordó que al verlo preguntó al escritor qué había pasado y éste fue "evasivo" y "atribuyó la agresión a las diferencias (con Vargas Llosa) que ya eran insalvables en la medida que el autor peruano "se sumaba a ritmo acelerado al pensamiento de derecha", dijo el fotógrafo.

"Su esposa Mercedes Barcha, quien lo acompañaba en aquella ocasión luciendo enormes lentes ahumados, como si fuera ella quien hubiera sufrido el derechazo, fue menos lacónica y comentó con enojo la brutal agresión, y la describió a grandes rasgos", añadió Moya.

"En una exhibición privada de cine, García Márquez se encontró poco antes del inicio del filme con el escritor peruano. Se dirigió a él con los brazos abiertos para el abrazo. ¡Mario...! Fue lo único que alcanzó a decir al saludarlo porque Vargas Llosa lo recibió con un golpe seco que lo tiró sobre la alfombra con el rostro bañado en sangre", explicó Moya al recordar el relato de Mercedes.

El autor colombiano fue trasladado "con una fuerte hemorragia, el ojo cerrado y en estado de shock" a su casa en el sur de la capital mexicana, en el barrio del Pedregal.

"Se trataba de evitar cualquier escándalo y el internamiento hospitalario no habría pasado desapercibido", indicó en el artículo.

La esposa del escritor contó cómo le había aplicado varios remedios caseros para absorber la hemorragia e hizo una valoración contundente de lo acaecido.

"Es que Mario es un celoso estúpido, repitió Mercedes varias veces, cuando la sesión fotográfica había devenido en charla o chisme", dice Moya.

El fotógrafo dedujo de los comentarios que se hicieron aquel día que "mientras ambas parejas vivían en París los García Márquez habían tratado de mediar los disturbios conyugales entre Vargas Llosa y su esposa Patricia, acogiendo sus confidencias", según su relato al diario mexicano La Jornada.

"Como suele suceder, los consejos o comentarios de la pareja colombiana rebotaron hacia Vargas Llosa cuando éste volvió al redil y se reconcilió con su esposa", indicó Moya.

"Y lo que sea que se hubiese dicho o sucedido, el caso es que el peruano se sentía gravemente ofendido, y su furia la resolvió de aquella manera expedita y salvaje", indicó.

García Márquez le pidió que se quedase con las fotos y le enviara copias.

"Las guardé 30 años, y ahora que él cumple 80 años, y 40 la primera edición de 'Cien años de soledad' considero correcta la publicación de este comentario sobre el terrífico encuentro entre dos grandes escritores, uno de izquierda, y otro de contundentes derechazos", concluyó Moya.
EFE


Asociacion de Chilenos en Rusia © 2011 ® - tel./fax.: +7 (499) 137 06 72 / e-mail: