Latinoamérica se une en defensa de su patrimonio inmaterial

Cuzco (Perú), 24 nov (EFE).- La protección del patrimonio inmaterial unió a siete países de Latinoamérica con la puesta en marcha en Cuzco, antigua capital del Imperio de los Incas, del primer centro del mundo para resguardar la cultura ancestral de los pueblos.


Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia, Chile, Ecuador y Perú inauguraron hoy el Centro Regional para la Salvaguarda del Patrimonio Cultural Inmaterial de América Latina (CRESPIAL), ante la presencia de representantes de la UNESCO.

La directora del Instituto Nacional de Cultura de Perú, Cecilia Bákula, declaró a Efe que "durante muchos años, se ha considerado como expresión anecdótica la cultura y costumbres de las etnias o comunidades, sin embargo, hoy se entiende que son las expresiones más puras de la identidad de un pueblo".

Agregó, en ese sentido, que los países miembros del CRESPIAL trabajarán de manera conjunta "no sólo para conocer el patrimonio cultural inmaterial, sino para registrarlo, inventariarlo, promoverlo y evitar que se pierda en el tiempo".

La idea surgió hace una década por una iniciativa del gobierno peruano ante la UNESCO y, en febrero de 2006, se firmó el compromiso de creación del centro que, entre otros objetivos, busca integrar más a los países de la región y sensibilizar a los Estados para que incluyan a las comunidades en la defensa de su patrimonio.

La elección de la ciudad del Cuzco como sede del organismo fue una decisión unánime de los países miembros de la UNESCO porque, según señaló a Efe la directora del área de Registro y Estudio de la Cultura Contemporánea de Perú, Soledad Mujica, "es un reconocimiento a su rol histórico en América Latina".

Los países miembros de CRESPIAL eligieron, además, al antropólogo e historiador peruano Jaime Urrutia como la máxima autoridad de la institución para los próximos cuatro años.

Urrutia, quien es un reconocido investigador social, ha trabajado en la organización no gubernamental CEPES, que impulsa programas para combatir la pobreza, y formó parte de la Comisión de la Verdad y Reconciliación (CVR) que investigó la guerra interna que sufrió Perú entre 1980 y 2000.

"Vengo de trabajar en la atención a las víctimas del conflicto interno peruano y ahora paso a trabajar en la protección de la cultura de muchos de esos pueblos que fueron golpeados por la violencia", comentó a Efe el presidente del CRESPIAL.

En conferencia de prensa se anunció que el organismo recibirá una partida de 500.000 dólares anuales entregados por el Instituto de Cultura de Cuzco y otros 180.000 dólares de la UNESCO.

La importancia del CRESPIAL fue reconocida por los expertos coreanos Kwangnam Kim, Jungwam Hong y Kiho Jang, que llegaron a Cuzco para observar la experiencia y plasmarla en su región, donde se planea crear el Centro para el Patrimonio Inmaterial de Asia Pacífico.

"La cultura de origen se ha relacionado por años con la ignorancia y el atraso, pero a pesar de siglos de marginación esa cultura está viva", sentenció Soledad Mujica.

Las actividades de hoy culminaron con la inauguración del local institucional del CRESPIAL, ubicado en el Palacio de Qusicancha, con la asistencia de autoridades y representantes culturales regionales y la exhibición de danzas tradicionales cuzqueñas.

Durante esta actividad se realizó una ceremonia simbólica de "pago a la tierra" (agradecimiento a los dioses andinos) por miembros de comunidad Kero de la provincia cuzqueña de Paucartambo y el "vayaroc" (jefe) de la comunidad Mamuera, Pablo Noa, entregó una simbólica vara de mando a Jaime Urrutia.
EFE


Asociacion de Chilenos en Rusia © 2011 ® - tel./fax.: +7 (499) 137 06 72 / e-mail: