Daniel Ortega volverá a presidir Nicaragua

09/nov/2006 
El candidato sandinista, Daniel Ortega, que pronto cumplirá 61 años, ha ganado las elecciones presidenciales del pasado domingo en Nicaragua, según el último informe de las autoridades electorales. Con el 91,48 por ciento de los centros de votación escrutados, Ortega, del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), obtuvo el 38 por ciento de los votos, frente al 29 por ciento del candidato de la Alianza Liberal Nicaragüense (ALN), Eduardo Montealegre, informó el miércoles 8 de noviembre, el Consejo Supremo Electoral (CSE).

Según las leyes electorales de Nicaragua, para ser declarado ganador en la primera vuelta, un candidato debe lograr el 40 por ciento de los votos o el 35 por ciento con una ventaja de cinco puntos sobre el segundo aspirante más votado.

Tras difundirse este informe del CSE, Montealegre reconoció públicamente la victoria de Ortega y acudió a la sede del FSLN a felicitar personalmente al virtual Presidente electo.

Ortega y el sandinismo, tras tres derrotas en las urnas, vuelven así al Gobierno 16 años después de haber perdido el poder, el 25 de febrero de 1990.

En las primeras declaraciones a la prensa tras la divulgación de estos datos que le otorgan suficiente ventaja para ser declarado Presidente electo de Nicaragua, Ortega dijo que trabajará por la estabilidad y en el combate de la pobreza, en uno de los países más atrasados de América.

El nuevo Presidente fue uno de los nueve comandantes de la revolución sandinista y, tras derrocar el 19 de julio de 1979 a la dictadura de Anastasio Somoza, fue coordinador de la Junta de Gobierno de Reconstrucción Nacional y presidente de Nicaragua de 1985 a 1990.

Ortega ha buscado un acercamiento con la Iglesia católica mediante la figura del cardenal Miguel Obando y Bravo, con el que se reunía frecuentemente. Como muestra de esta recuperación de relaciones, el sandinista ha apoyado la suspensión del aborto terapéutico que se practicaba en Nicaragua desde hace un siglo.

El virtual Presidente se comprometió ayer a mantener la «estabilidad» y a trabajar para «sacar a Nicaragua de la pobreza» y por la «reconciliación» nacional. Mientras, Tomás Borge, ex ministro del Interior del primer Gobierno de Ortega, aseguró que con el regreso del sandinismo a Nicaragua no se volverán a repetir los «errores» de la revolución de 1979.

Por otra parte, Estados Unidos dijo ayer que su respaldo al futuro Gobierno de Nicaragua estará condicionado por el compromiso que demuestre con la democracia.

«Estados Unidos está comprometido con el pueblo de Nicaragua», manifestó Gordon Johndroe, portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca.

La Comisión Europea confirmó su disposición a colaborar con el nuevo Gobierno de Nicaragua, una vez se confirmen las informaciones preliminares según las cuales las elecciones presidenciales del pasado domingo en ese país transcurrieron de acuerdo a las normas internacionales.

Mientras, el presidente venezolano, Hugo Chávez, felicitó por teléfono a Ortega por su triunfo en las elecciones y decretó la unión entre las revoluciones bolivariana y sandinista.

Por último, el presidente cubano, Fidel Castro, felicitó también al sandinista y afirmó que el resultado «llena de oprobio» a EE UU.

Fuente: lne.es


Asociacion de Chilenos en Rusia © 2011 ® - tel./fax.: +7 (499) 137 06 72 / e-mail: