Panamá es el candidato de consenso latinoamericano para el Consejo de Seguridad de la ONU

Montevideo, 4 nov (EFE).- El Gobierno de Panamá aclaró hoy que no había buscado un asiento no permanente en el Consejo de Seguridad de la ONU y dijo que lo ocupará con el compromiso de estar "en permanente consulta" con el resto de América Latina y el Caribe.

 

Acompañado de los cancilleres de Venezuela y Guatemala, el presidente saliente del GRULAC, el embajador de Ecuador, Diego Cordovez (centro), ofrece una conferencia de prensa anunciando candidatura de Panamá.

Así lo manifestó hoy el vicepresidente segundo panameño, Rubén Arosemena, un día después de que 33 integrantes del Grupo de Países de Latinoamérica y el Caribe de la ONU (GRULAC) dieran el visto bueno de forma consensuada y unánime a Panamá como candidato de consenso para el puesto vacante que dejará Argentina a fin de año.

"Panamá había reiterado su disposición de contribuir a alcanzar una fórmula de consenso sin pretender que pudiese considerarse candidato", indicó en una rueda de prensa durante la XVI Cumbre Iberoamericana, en Montevideo, en la que representa al presidente de su país, Martín Torrijos.
Si bien la designación de Panamá como representante de Latinoamérica y el Caribe en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas es casi un hecho, aún debe obtener la aprobación de los 192 países de la Asamblea General en una reunión que ha sido convocada para el próximo martes 7 de noviembre.

La designación del país centroamericano ha despejado el bloqueo en el que se encontraba la votación a ese puesto, después de que en cuarenta y siete votaciones ninguno de los candidatos, Guatemala y Venezuela, alcanzase el mínimo de dos tercios necesario para salir elegido.

Arosemena explicó que como "la iniciativa propuesta por Guatemala y Venezuela y acogida por el grupo latinoamericano y caribeño favorece la concertación, el Gobierno de Panamá decidió aceptar esta responsabilidad que no había buscado".

Luego de recordar que Panamá había ocupado el mismo puesto en cuatro ocasiones anteriores, el vicepresidente indicó que el apoyo para retornar al Consejo de Seguridad "reconoce la imparcialidad y equilibrio del gobierno" de su país.

"Nos consideramos un país enlace entre nuestros países y el resto del mundo y asumimos esta responsabilidad con el compromiso de hacerlo en permanente consulta con los distintos gobiernos de América Latina y el Caribe".

Arosemena estimó que "como en todo ejercicio democrático, siempre va a haber disensos" como los que impidieron que tras 47 votaciones en el seno de la Asamblea General de la ONU ni Venezuela y ni Guatemala lograsen los dos tercios de la mayoría requerida para salir elegidos.

"Había legítimas aspiraciones de países. Lo importante y lo que hay que valorar es el resultado final, además del hecho de que Latinoamérica y el Caribe han demostrado su madurez política", destacó.

El Consejo de Seguridad, el máximo órgano de decisión de la ONU, está compuesto por cinco miembros permanentes con poder de veto (EEUU, Reino Unido, Francia, Rusia y China) y diez no permanentes que se dividen en cinco grupos de estados, con mandatos de dos años, la mitad de los cuales se renuevan cada año. EFE
 


Asociacion de Chilenos en Rusia © 2011 ® - tel./fax.: +7 (499) 137 06 72 / e-mail: