Для правильного отображения лототипа Ассоциации Чилийцев в России, Вам необходимо установить Flash Player.

Estadistica
Рейтинг@Mail.ru
Votacion por Nuestro Derecho a Voto

Actualidad Comentarios Entrevistas:   El fantasma de un nazi


Hubiera querido titular este artículo como “El fantasma de un método” porque eso haría justicia al verdadero fantasma que hoy continúa gravitando sobre el mundo: la metodología genocida y represora de la ideología nacionalsocialista, más que el espectro, probablemente viviente según el Centro Simón Wiesenthal, del médico nazi Aribert Heim, el criminal de guerra más buscado en el mundo en estos días y que hoy alcanzaría la longeva edad de 93 años.

 

El médico nazi Aribert Heim, el criminal de guerra más buscado en el mundo Lo que voy a decir aquí respecto de este hecho, no obstante lo controvertido y hasta sorprendente que pueda resultar para algunos, no es, en verdad, nada nuevo. Basta con que usted recorra las opiniones de los lectores de la noticia en la Web para que comprenda que la vocinglería  orquestada en torno al tema por los delegados judíos enviados a cazar a Heim no logra concitar la unanimidad de la opinión pública mundial, ni siquiera en la ciudad chilena de Puerto Montt, donde más se le rastrea, elevada a noticia internacional por el poco feliz privilegio de un nazi escondido en la zona.
 
Lo primero que hay que señalar es que, independiente de la política genocida del sionismo en el poder en Israel, que por lo demás no es la política de todo el pueblo israelita, el asesino nazi buscado por los agentes del Centro Wiesenthal no sólo merece un castigo que debió haber llegado mucho antes frente al horror de sus crímenes, sino que en su persona se simboliza la condena, ahora sí unánime, a una ideología y a un método de barbarie utilizado por la Alemania nazi para torturar y masacrar a millones de seres indefensos, principalmente judíos, en los campos de exterminios de los cuales Ariber Heim fue uno de los principales agentes.
 
Cabe señalar también que este articulista, cada vez que ha debido tocar el tema de las masacres y crímenes perpetrados por el ejército israelita en contra de los palestinos y otros países árabes, por desgracia con demasiada frecuencia, ha dejado en claro, y vuelve a hacerlo en estas líneas, el absoluto derecho a la existencia del estado de Israel y su derecho también a convivir en paz y armonía con el resto de los países del Medio Oriente. Por desgracia, quienes carentes de argumentos ante la barbarie de un régimen, el sionista, que ha calcado la metodología nazi para aplastar a sangre y fuego a poblaciones indefensas como lo fueron los propios judíos en tiempos de la Segunda Guerra Mundial, corren a refugiarse en la descalificación absolutista del antisemitismo para justificar una metodología, la del fascismo, que debiera ser condenada sin apellidos, sean estos en yidish, alemán o inglés o cualquier otro.
 
Lo que queremos cuestionar en este artículo no es la calidad monstruosa de la presa, que está fuera de toda discusión, sino la calidad moral de los cazadores que, en nombre de los principios del humanismo, la justicia y los derechos humanos, se han erigido en los paladines de estos principios que ellos mismos no cumplen.
 
Los asesinatos individuales y masivos son perpetrados por el ejército de Israel de manera indiscriminada contra niños, mujeres y ancianos, como ocurriera en las masacres horrorosas de Sabrá y Chatila perpetradas por las milicias del Partido Kataeb, asistidas por las fuerzas armadas israelitas. La historia del ejército israelí es la historia de un largo reguero de sangre derramada por los palestinos, tan inocente e indefensa como la de los judíos masacrados por el nazismo. Baste citar las más recientes de Qaba o la de Jenin, lugar este último donde, además de sembrar el suelo palestino de muertos y heridos, los buldózer del sionismo arrasaron con el lugar al mismo estilo del perpetrado por los nazis contra la ciudad checa de Lídice, a la que los alemanes masacraran en venganza por el ajusticiamiento del jerarca nazi, el SS Reinhard Heydrich.
 
Es por eso que esta larga lista de atropellos criminales perpetrados contra el pueblo palestino, hacen poco creíbles los argumentos del señor Efraim Zuroff, director del Centro Simón Wiesenthal y que encabeza la cacería del nazi Aribert Heim, alias el doctor Muerte, cuando justifica su cometido diciendo textual: “Nuestro temor es que uno de los peores criminales del Holocausto, alguien que personalmente asesinó a cientos de inocentes, pueda eludir a la justicia. Esto es algo que sólo alentará el genocidio futuro y los asesinatos en masa, algo que nos parece como una parodia de la justicia” .
 
Aribert Heim, de profesión médico, uno de los peores criminales del nazismo, que mutilaba y asesinaba personalmente a sus víctimas, una vergüenza para la humanidad en general, y en particular para el pueblo alemán y para el apostolado de la profesión médica, que fuera liberado el año 1945 por el ejército norteamericano posibilitando así su fuga, debe ser atrapado y castigado, en efecto, para escarmiento de los nuevos criminales y masacradores para no alentar, como dice Zuroff , los genocidios actuales y futuros, como los que perpetra hoy el propio gobierno del señor Efraim Zuroff.
 
La pregunta final es: si los lebreles soltados desde Tal Aviv lograran cazar a Heim, y puesto que estos “parioradores de la justicia” no tienen solvencia moral para juzgar crímenes de genocidio, ¿quién entonces deberá juzgarlo? ¿el gobierno norteamericano que aplasta hoy con su poderío bélico a quienes disienten de su política de imperio? ¿Qué mantiene un centro público de tortura y abusos en el campo de concentración al estilo nazi de Guantánamo? ¿O la Unión Europea que por estos días ha promulgado una de las leyes más racistas en contra de la migración latinoamericana, contra estos “sudacas” que amenazan con manchar la sangre pura de arios, sajones, godos o eslavos que habitan el sacrosanto territorio de Europa?
 
Humildemente postulo que si la cacería diera sus frutos, sea el pueblo puertomontino quien actúe como juez “fuera de toda sospecha”, que se forme un jurado con un representante de los bomberos, otro de los scout, otro del club deportivo Puerto Montt, quizás si alguna fémina de algún centro de damas canasteras para no ser machista, además de un representante de los gremios pesqueros para que ponga la nota proletaria. Tenga usted la seguridad que este tribunal será infinitamente más solvente que aquellos jueces autodesignados cuyas manos destilan sangre tan inocente y valiosa como la de los judíos exterminados en el Holocausto.
 
Mientras tanto aparece el vejete criminal, queremos recordarle al señor Efraim Zuroff la parábola de ese judío sublime asesinado en el Gólgota por sus propios compatriotas: “El que esté libre de masacres que le lance a Heim la primera piedra”
 
 
Cristian Joel Sánchez 



Fecha: 2008-07-14

Por: Cristiián Joel Sánchez

Idiomas: Russian language

Zoom noticia: El fantasma de un nazi   Noticia: El fantasma de un nazi en PDF   Noticia: El fantasma de un nazi en WORD   Imprimir este articulo: El fantasma de un nazi   Subir / Up  


anonimo
[30 abril 2009] - Jueves
k lo cojan y lo maten de la forma mas violenta k se encuentre

Deje aqui su comentario.
* Nombre:
Site Url
* Mensaje:
* escriba el Numero del cuadro:  
Escriba el numero del cuadro
 
 
Asociacion de Chilenos en Rusia © 2005 - 2016 ® - Tel./Fax.: +7 (499) 137 06 72 / e-mail:

Oscar Plaza Xtribal Jewelry